César Pérez Gellida (Premio Nadal): "Todo el mundo es capaz de entender el bien, el mal es lo que llama"

El escritor ha estado este martes en Zaragoza presentando "Bajo tierra seca", su última novela
1567e911-95f3-42f8-876b-59cb19a442d5
photo_camera "Bajo tierra seca" es su novela número catorce

César Pérez Gellida (Valladolid, 1974) hace a propósito eso de que al lector una de sus novelas le dure, como máximo, tres días. Y es que como todo escritor de novela negra que se precie lleva el ritmo, la intriga y el suspense pegado a las manos. Las mismas que hace apenas un par de meses sujetaban un flamante Premio Nadal 2024 por su nuevo libro, que además de ser el número catorce se lee en un suspiro. "Bajo tierra seca" es un thriller rural ubicado entre Zafra y Almendralejo a principios de un siglo XX en el que la riqueza solo era cosa de unos pocos mientras unos muchos luchaban por sobrevivir. Todo gira alrededor de Antonia Monterroso, La Viuda, una mujer exuberante hecha a sí misma y culpable de embelesar a unos cuantos y convencerles (o no) de perpetrar los asesinatos más sangrientos. Un territorio hostil con unos personajes todavía más hostiles que se lee sin casi pestañear. Sobre esto, y mucho más, ha hablado en un nuevo "Martes de Libros" de Fundación Ibercaja en Zaragoza.

PREGUNTA.- ¿Qué tenían Zafra y Almendralejo para ser escenario de este thriller?
RESPUESTA.- Cuando empecé con la localización, que buscaba un ambiente muy rural, empecé por el sur de Castilla La Mancha, bajé a Extremadura y ahí me paré. Conocí Zafra y ahí me quedé porque desde el punto de vista audiovisual es una localidad que tenía todo lo que yo planificaba en mi cabeza. Encima es una zona en la que el caciquismo está muy presente.

P.- El personaje de Antonia Monterroso está basada en una mujer real, la noruega Belle Sorenson. ¿Qué es lo fascinante de esta historia?
R.- Más allá de los números, de las cifras de sus víctimas y de la brutalidad del caso, me interesaban los porqués, los motivos por los que una persona se convierte en un monstruo. En el caso de Belle Gunness como nunca la encontraron me daba mucho espacio para ficcionar estos hechos. Así que lo que hice fue españolizar el caso, hacerlo muy mío y traerlo a un entorno muy parecido al que se encontró ella en ese momento.

Me interesan los porqués, los motivos por los que una persona se convierte en un monstruo

P.- ¿Hace a propósito eso de que al lector no le dure la novela ni tres días?
R.- (Ríe) Claro, claro es uno de los propósitos que uno se plantea. Esto es un thriller y en el thriller hay un elemento fundamental que es el suspense y tiene que estar sostenido desde las primeras páginas hasta el final. Tú necesitas crear adicción y que el lector tenga la necesidad de avanzar en la historia, necesitas conmoverlo, incomodarlo y con todas estas emociones lo que necesitas es que cuando termine la novela siempre quiera más.

P.-¿Cuánto pesa el Nadal?
R.- En realidad no es un lastre, lo que puede ser es un motor. Cuando dicen tu nombre como ganador del Premio Nadal en un primer momento es una gran alegría y luego se convierte en un gran orgullo por participar en ese listado de personas que lo han ganado como Delibes, Carmen Laforet... y un buen puñado de autores y autoras españoles que son el pasado y presente de la literatura.

P.-El escritor francés Bernard Minier dijo que había tantas novelas negras en el panorama que eso acabaría matando a la novela negra, ¿qué opina?
R.- Eso lo tienen que decidir los lectores. Yo creo que hay una muy buena hornada de autores y autoras españolas que escriben muy buena novela negra y al final ocupa mucho espacio en el punto de venta. Si esto es una burbuja y llega a explotar al final lo que va a haber es un filtro y a los lectores solo les quedará elegir a los autores y autoras que más les gusten. No creo que sea la muerte de la novela negra ni mucho menos.

P.- ¿Qué crees que aportas en este panorama tan fértil de novela negra?
R.- Creo que tengo un estilo muy identificativo, muy audiovisual que engancha mucho a los lectores porque hago que sean partícipes de la novela. Pero eso lo tendrían que decir también los lectores.

P.-"Bajo tierra seca" es una novela de personajes con luces y sombras. ¿Podrías decantarte por uno?
R.- No sabría con cuál quedarme. Es verdad que el personaje que más me ha costado desarrollar es el de Antonia por razones obvias, porque es una mujer y porque es muy compleja, pero todos forman parte de mí. Con todos comparto ADN y al final los personajes te acaban intoxicando.

P.- En su discurso, ya con el Nadal en la mano, dijo que esta era una novela en la que la hostilidad puede condicionar a las personas y hacerlas mucho más hostiles.
R.- Absolutamente, lo que yo estaba buscando era un entorno muy hostil para explicar por qué los personajes se comportan como lo hacen y tienen esa conducta que nos resulta muy difícil de entender. Todas las personas somos capaces de entender los actos bondadosos pero nos cuesta mucho más de entender la maldad y por qué las personas se comportan de una determinada manera. En la ficción quizás nos atraiga más eso porque nos cuesta más entenderlo.

P.- ¿Ve "Bajo tierra seca" adaptado a la pantalla igual que Memento Mori?
R.- ¡Claro que lo veo! De hecho los guiones están escritos lo que pasa es que no es una prioridad para mí en este momento porque lo que me importa es que la novela llegue al mayor número de hogares posible y ya veremos qué ocurre. Esto de las adaptaciones es un proceso muy largo, va por el buen camino pero todavía no hay nada que contar.