Belén Rueda, por primera vez en el Principal para rescatar a una "Salomé" pasional y desmedida

La actriz estará junto a Pablo Puyol, Sergio Mur, Luisa Martín y Juan Fernández en el Principal del 25 al 29 de enero
photo_camera La obra estará hasta el 29 en el Principal

En los primeros años del siglo I de nuestra era, los romanos continúan invadiendo las tierras que rodean al Mediterráneo. En Judea, una princesa que es mucho más que eso, apoya a los rebeldes que resisten al gobierno corrupto y cruento del Rey Herodes, abuelo de la princesa Salomé. Ella es la expresión del poder sensual absoluto, el delirio y la pasión exacerbada por Juan El Bautista. Ella es, también, Belén Rueda que este jueves ha presentado en el Teatro Principal de Zaragoza junto al resto del elenco de “Salomé” esta nueva producción de Pentación Espectáculos dirigida por Magüi Mira que aterriza desde hoy y hasta el domingo en el coliseo.

Este jueves se ha presentado en el Principal la obra

Es la primera vez que Belén Rueda se sube a las tablas del Principal, pero no es la primera vez que Magüi Mira rescata a esas "mujeres maravillosas que han llegado hasta nuestros días con un trato injusto marcados por los prejuicios", ha contado la actriz. Junto a ella, "un elenco de lujo", en palabras del gerente del Patronato de Artes Escénicas, José María Turmo, compuesto por Pablo Puyol, Sergio Mur, Luisa Martín y Juan Fernández dan vida a una historia que habla, sobre todo, de deseo.

"Lo que hemos hecho con Salomé es contar una historia de personas reales. Esto de basado en hechos reales es algo que, a menudo, da un cierto prestigio porque son personas que sí que han existido y que se han cruzado en algún momento de la vida", explicaba la directora, Magüi Mira. Esas personas son Salomé (Belén Rueda), Herodías (Luisa Martín), el Rey Heródes (Juan Fernández), el Bautista (Pablo Puyol) y Sirio que, aunque no es una persona sino una estrella, está interpretado por Sergio Mur.

A lo largo de una hora y veinte, el público podrá acercarse a una de esas grandes historias del teatro, aunque no verán la "Salomé" clásica pues es sello de identidad de Magüi Mira "ser muy libre", como confesaba Sergio Mur. De hecho, una de las anécdotas de la producción es que Mira quiso en un primer momento que sonase a Pink Floyd.

"Salomé" es todo un alegato en favor de la libertad, pero también una profunda reflexión en torno al sexo y a la capacidad de seducción de la mujer, esa capacidad que han ejercido algunas mujeres dotadas para ello por su belleza y, especialmente, por su inteligencia, único poder que ha tenido el sexo débil durante siglos. "Ella es una mujer muy caprichosa, que pide la cabeza de El Bautista y que está encerrada en su propia jaula de oro. Habla del deseo y de cómo las mujeres utilizaban el sexo y tenían que encender el deseo sexual para transmitir, pues no tenían el poder de la palabra", contaba Belén Rueda.

Salomé siente un deseo irrefrenable por Juan Bautista, pero Juan Bautista es un hombre "que lleva por bandera a sus ideales y esos ideales y su faceta como líder espiritual del pueblo le impide corresponder a Salomé", contaba Pablo Puyol sobre su personaje. Es entonces cuando ella pide su cabeza en una noche de viandas y alcohol convirtiéndose en una mujer "sexualmente diabólica". Por su parte, Herodes es esa figura despiadada que, sin embargo, puede caer bien. "A mí que siempre me toca hacer del malo y del hijo de puta en todas las películas pues ahora no cambio demasiado de tercio", confesaba entre risas Juan Fernández. Con su Herodes ha conseguido que el público pueda empatizar con un personaje "que se pasa por el arco del triunfo todos los derechos humanos".

La puesta en escena es "todo un dechado de sensualidad oriental", un verdadero festín que complace a todos los sentidos, tal como cuentan desde la producción. Sobre las tablas, estará también la reina Herodías, madre de Salomé y una mujer usada y abusada por el poder. "Igual que Herodías, Luisa Martín es una mujer libre. Es un personaje que sabe que su única arma es el sexo y se libera a través del alcohol. Hacer esta producción dirigida por Magüi la verdad es que es un lujo", ha explicado la actriz.

"Lo que hacemos en esta obra es hablar del poder, de la corrupción, de una gran revuelta para pasar a abordar temas como el deseo. Porque el deseo es realmente lo que nos hace levantarnos de la cama, el deseo es el Eros que nos motiva a hacer todo lo que hacemos. Hay un deseo salvaje porque no siempre va en consonancia con la razón. Hablamos también de armas, muchas armas que van más allá de las pistolas o de las bombas. También está la palabra y el sexo que era la palabra que tenían las mujeres entonces".

La obra se representará del 25 al 27 de enero a las 20.00 horas y el 28 y 29 a las 19.00 horas y los precios varían entre los 5 y los 30 euros.