B Vocal: "Hace 30 años no había nadie tan loco como para hacer un grupo de música a cappella"

Tras encandilar a su fiel público asiático la formación llega a las tablas del Teatro Principal de Zaragoza en la sexta edición del Festival Internacional B Vocal A Cappella del 21 al 23 de junio
photo_camera B Vocal cumple tres décadas con más conciertos, shows, espectáculos, galas y momentos inolvidables

Corría el año 1995 cuando un grupo de jóvenes músicos y artistas formados en las más variadas escuelas, desde conservatorios superiores de música hasta el coro de los Infanticos del Pilar en la más tierna infancia, decidieron fundar un grupo a cappella. Han pasado casi 30 años desde eso y con la firme convicción de que no había en aquel momento nadie "tan loco" como ellos, B Vocal cumple tres décadas con más conciertos, shows, espectáculos, galas y momentos inolvidables de los que pueden contar. De actuar en algunos de los mejores teatros nacionales de Asia a ser pregoneros en las Fiestas del Pilar y teloneros de Bonnie Tyler, el grupo a cappella está a punto de iniciar una nueva gira en Corea del Sur (y ya van una decena de ellas).

Tras encandilar a su fiel público asiático que, por cierto, "tiene mucho sentido del humor", aterrizarán en el Teatro Principal de Zaragoza en la sexta edición de su propio festival (Festival Internacional B Vocal A Cappella) del 21 al 23 de junio. Augusto González, Carlos Marco, Fermín Polo, Juan Luis García, Satur Rodríguez y Carlos Valledor (estos últimos las dos nuevas incorporaciones) recuerdan esos inicios y todo aquello que les queda por hacer.

BVOCAL
El grupo está a punto de iniciar una nueva gira en Corea del Sur

PREGUNTA.- Estáis a punto de hacer la maleta e iros a Corea del Sur en una nueva gira. ¿Cómo se recibe en países tan lejanos, tanto geográfica como culturalmente, la música a cappella?
JUAN LUIS GARCÍA.- Siempre pensamos como que el público asiático es muy diferente a nosotros y le van a gustar cosas diferentes y, al final, realmente somos personas y nos suelen gustar las cosas bastante parecidas. Tienen mucho sentido del humor y, en concreto, Corea del Sur yo creo que también tiene que ver esa influencia con Estados Unidos y se nota porque el público es súper entusiasta. Te lo gritan todo
CARLOS MARCO.- Total... Dices una palabra en coreano y ya se vuelven locos. Este año más que decir lo que vamos a hacer es qué no vamos a hacer porque hacía como cuatro años que no íbamos a Corea y vamos a llevarles un poco lo mejor de lo mejor, desde beatbox hasta flamenco, heavy, láser...De todo para impresionar a esos fans que lo están esperando ya.

P.- Vais a cumplir 30 años en el 2025 entre nuevas incorporaciones y un sinfín de conciertos y actuaciones. ¿Cómo recordáis esos inicios?
AUGUSTO GONZÁLEZ.-  Bueno, realmente los inicios son la esencia y lo que construye lo que somos ahora. Todo lo que hemos ido acumulando en estos años ha sido experiencia, muchos conciertos, trayectoria internacional y muchas tablas porque hemos diversificado mucho nuestro producto. Lo mismo hemos hecho conciertos, que eventos, conciertos didácticos, formativos, talleres...y digamos que el grupo tiene mucha rapidez ante cualquier eventualidad artística que se pueda dar, y eso te da también un poso y una serie de circuitos nacionales e internacionales que hemos ido consolidando. Pero la esencia es lo mismo que estás viendo aquí, cinco voces, cinco compañeros que a través de las armonías y del buen humor llegan al corazón del público.
J.L.G.- Podríamos decir que nos alejamos un poco del concepto clásico de grupo a cappella con el que empezamos. Entonces en ese sentido sí que hemos ido creciendo, cambiando, bebiendo de varias fuentes para que lo que hacemos no sea solo un concierto sino un espectáculo donde hay mucho humor, un componente teatral importante, efectos de luces, baile… Que sea una sorpresa constante para el público intentando llegar a todos los estilos musicales que se nos ocurren, que realmente son casi todos.

capela
Tras encandilar a su fiel público asiático llegan al Teatro Principal de Zaragoza en la sexta edición de su propio festival

P.- ¿Cómo era la situación hace 30 años?
C.M.- La situación era que no había nadie tan loco como para formar un grupo a cappella y además dedicarse a ello profesionalmente. Fuimos los primeros en Aragón y en España teníamos la referencia de los Apple Golden Quartet, que además los invitamos a nuestro festival el año pasado y fue un momento muy bonito y muy mágico porque fue como volver un poco al pasado. Es verdad que sí que había otras referencias internacionales que también nos impactaron y crearon nuestro camino. La verdad es que nuestra vida profesional ha sido un cúmulo de varias cosas. Recuerdo cuando llegamos a Asia y estábamos en el mismo cartel que nuestros ídolos y, digamos, que así supimos que habíamos llegado a algo grande.

P.- Sexta edición del Festival Internacional B Vocal A Cappella, ¿cómo ha evolucionado y cómo surge este evento?
J.L.G. .Nosotros hemos asistido como grupo a diferentes festivales alrededor del mundo y la experiencia de haberlo hecho como participantes nos ha hecho ver la afluencia de público a nivel cultural y a todos los niveles. Es también una forma de hacer patria, porque nosotros siempre hacemos patria allá donde vamos, de Zaragoza, Aragón y España y traer a esa gente de festivales que conocemos de Austria, Estados Unidos, Asia, invitarles a que vengan a Zaragoza, a Aragón y conozcan esta tierra. Y a la vez que en Zaragoza no solo nos vean a nosotros, sino que conozcan ese elenco de grupos que hay a nivel internacional, la variedad de estilos que hay…

C.M.- También transmitir un poco la sensación que tuvimos en esos festivales, donde se creaba un ambiente increíble, la gente disfrutaba de la música a cappella...Es verdad que en el centro de Europa está más asentado el gusto por la cultura musical, mucho más que en España, y queríamos que eso ocurriera aquí.

P.- En estas tres décadas habéis hecho un total de 3.500 conciertos. ¿Hay alguno al que le tengáis un especial cariño?
J.L.G.- La verdad es que hay unos cuantos...Recuerdo los primeros en los teatros nacionales de Pekín o Taiwán, esos templos de la música donde apenas entran artistas occidentales y que son inmensos y espectaculares. Esos me hacían pensar: "¿Pero qué hacemos aquí?".
C.M.- Unos Pilares actuamos de teloneros de Bonnie Tyler en el paseo Independencia, ante unas 100.000 personas. Para nosotros fue un punto de inflexión...
FERMÍN POLO.-  También el momento de ser pregoneros, ¿no? Eso fue muy, muy emocionante. Yo recuerdo la entrega de premios Juan Carlos I de Periodismo que estaban los reyes, ahora eméritos, y ese mismo día ETA dijo que dejaba las armas. Y entonces cantar 'Color esperanza' delante de los reyes de España, el día en que ETA dijo que abandonaba las armas, para mí al menos fue muy impactante y muy emotivo.
A.G.- Me quedaría con una cosita que hicimos en Almudévar con familias que habían perdido a sus hijos a causa del cáncer. Cada año estas familias hacen una reunión para explicar un poco cómo se sienten, sus emociones... Y yo es la única vez que no he podido terminar una canción. Me quedo con aquello porque es un recuerdo tan vívido que te marca.
SATUR RODRÍGUEZ.- Yo soy una de esas nuevas incorporaciones del grupo y en cuanto empiezas a trabajar con B Vocal te das cuenta del alcance que tiene la compañía, que no solo es salir a cantar y ya, sino todo esto que estamos comentando, conciertos benéficos, acciones solidarias... el llegar a la gente de diferentes maneras a través de la música. Recuerdo dos momentos. El Principal lleno de gente en el festival a cappella. Los seis sobre el escenario, cantando, ese momento en que acabas y se cae el teatro es como...¡ostras! Si tengo que cantar otra canción no voy a poder... Luego también recuerdo en el Auditorio de Zaragoza con el coro Amici Musicae, un montón de niños con nosotros sobre el escenario. Son momentos muy emotivos en los que te das cuenta de la magnitud de B Vocal.

P.- ¿Cómo ha sido incorporarse de nuevas a un grupo con tanta trayectoria?
S.R.- Nos conocíamos hace tiempo ya, somos amigos desde hace como 10 o 11 años y habíamos trabajado juntos en alguna que otra ocasión. Todo surgió a raíz de una sustitución puntual que hice en un momento dado, concretamente a Carlos (Marco). Yo la verdad es que no tenía muy claro que fuese capaz de cubrir ese papel pero al final sí que lo pude hacer. Entonces, cuando llegó el otro momento de sustitución en la formación, era uno de esos nombres que tenían ellos encima de la mesa y aquí estoy. Siempre se lo digo, pero es un aprendizaje enorme porque yo soy músico, nunca antes había tenido que subirme a un escenario a aprenderme un repertorio y defenderlo, y mucho menos a cappella. Afrontar esto ha sido un reto porque yo sentía que estaba estancado profesionalmente y que tenía que tirar para alguna dirección y cambiar y la verdad que fue el "click" que me hacía falta.

P.- ¿Algún sueño como grupo que todavía os quede por cumplir?
F.P.- Resulta muy curioso que viendo la trayectoria de los 30 años del grupo hayamos hecho giras continuas a Asia y a Hispanoamérica todavía no hayamos ido siendo que tenemos el vínculo directo de la lengua.
C.M.- Ahora tenemos un proyecto, que veremos a ver si sale, de ir el próximo año a Cuba porque no podemos terminar nuestra carrera sin ir a Latinoamérica.
A.G.- Es verdad que nos han invitado a diferentes festivales de allí, pero por unas cosas o por otras al final nunca hemos ido, por temas de agenda no hemos podido cuadrar...Coincido en que es curioso, en un lugar donde el idioma nos une que el espectáculo funcionaría genial, que todavía no hayamos podido ir. En cambio en Asia tenemos que adaptarlo todo a su idioma, cantamos en chino, en japonés, en coreano... Tenemos que hacer un triple mortal por adaptarnos a ellos y en Hispanoamérica que les llegaría el espectáculo a la perfección es una lástima que todavía no hayan podido disfrutar de él en vivo. Tenemos muchos fans que nos dicen que vayamos a Ecuador, a Chile, a México y nos escriben, pero todavía no se ha dado...

P.- Treinta años sobre los escenarios, ¿cómo es el proceso de creación de cada espectáculo?
A.G.- Es un reto porque cada año presentamos un nuevo espectáculo, entonces tienes que darle a tu público que te responde cada año llenando la Sala Mozart del Auditorio un nuevo producto para que se sientan vinculados, atraídos y emocionados por volver a ver algo nuevo de B Vocal. Es una exigencia y en eso estamos ahora, en la creación de ese nuevo espectáculo para las Fiestas del Pilar. Es verdad que no es lo habitual porque los grupos y las compañías montan un espectáculo cada dos o tres años, como mucho.

Es verdad que es muy exigente porque nosotros tenemos dos vertientes como muy diversificadas. Por un lado, los conciertos, la función pedagógica y luego los eventos. Siempre tenemos que construir nuevos eventos y no siempre van al unísono.

C.M.- Este es el decimoquinto año que presentamos espectáculo, ojo. Cuando hemos estado en algunos festivales a cappella los grupos nos preguntan que cada cuántos años montamos espectáculo y nosotros les decimos que cada año o cada dos, depende.