El amor imposible llega a Zaragoza de la mano de “Il Trovatore”

La ópera “Il Trovatore” de Giuseppe Verdi acerca la historia de un amor imposible en el Aragón posterior al Compromiso de Caspe. El espectáculo llega a Zaragoza de la mano de la Orquesta Sinfónica del Conservatorio de Música de Aragón, el Coro Amici Musicae y Solistas del Conservatorio San Pietro a Majella de Nápoles.

Zaragoza.- “Il Trovatore”, de Giuseppe Verdi, narra a través de la ópera la historia de un amor imposible en el Aragón posterior al Compromiso de Caspe. La representación será los días 22, 23 y 24 de junio en la Sala Mozart de la capital aragonesa, de mano de la Orquesta Sinfónica del Conservatorio Superior de Música de Aragón, el Coro Amici del Auditorio de Zaragoza y los Solistas de la Escuela Superior de Canto Lírico del Conservatorio Superior de Música San Pietro a Majella de Nápoles.

Esta es la quinta producción de ópera que se hace en el Auditorio de Zaragoza, después de Carmen, La Boheme, La Traviata y La Flauta Mágica, de una iniciativa que surgió en 2008 con motivo de la Expo. Un espectáculo en el que la música, los cantantes y las producciones están “muy bien” representados, ha explicado el director del Auditorio, Miguel Ángel Tapia. Y ha asegurado que cada edición ha ido “evolucionando” hasta llegar a sumar aspectos que le ofrecen la posibilidad de “ser referentes” en este ámbito.

Un proyecto en el que está inmerso el Conservatorio Superior de Zaragoza y en el que también participan cantantes del Conservatorio de Nápoles. Una colaboración que hace aún más especial este espectáculo porque Nápoles “es la cuna de la ópera” y conserva la tradición del canto, ha apuntado el director del Conservatorio de Zaragoza, Pedro Purroy.

“Il Trovatore” narra una historia de amor que comienza en el Palacio de la Aljafería y que no es sólo imposible por estar los enamorados en bandos contrarios: el gran enemigo de Manrico es el Conde de Luna, también enamorado de Leonor, y su madre, Azucena, es una gitana con una oscura historia llena de fuego y sangre.

Los personajes principales dan toda la fuerza necesaria y la trama tiene la fuerza suficiente para “no esconder nada”, ha adelantado el responsable del montaje, Luis Merchán. Además, el actor Alfonso de Pablo, a principio de cada acto, contará lo que va a pasar porque “la traducción simultánea a veces confunde” y el objetivo es que los asistentes presten total atención a la ópera.

En la puesta en escena participan unas 250 personas, entre ellas 120 cantantes y 80 músicos, todo un equipo “asentado” que, según Merchán, ofrecen la garantía de presentar al público un espectáculo de “altura y calidad”.

Las representaciones serán los días 22, 23 y 24 de junio en la Sala Mozart del Auditorio a las 20.15 horas.