Alexandra Jiménez: “Estrenar en el Palafox es un sueño de la infancia hecho realidad”

La aragonesa Alexandra Jiménez es Candela en Menudas Piezas, un filme que la trae de vuelta a su tierra ya que la película está rodada en Zaragoza. Desde este viernes 12 de abril ya se puede disfrutar en todas las salas de cine
alexandra
photo_camera Alexandra Jiménez protagoniza la nueva película de Nacho G. Velilla, Menudas Piezas

Es posiblemente uno de los rostros zaragozanos más reconocidos en el cine y las series con sello español. A sus espaldas, Alexandra Jiménez tiene títulos como Los Serrano, El Inocente, Toc Toc y su último proyecto ha sido Menudas Piezas, un filme que la trae de vuelta a su tierra, ya que la película está rodada en su ciudad natal, Zaragoza, y desde el viernes 12 de abril se puede disfrutar ya en todos los cines.

En este nuevo reto profesional, Alexandra Jiménez se convierte en Candela, una profesora que tras un traumático e inesperado divorcio pierde su trabajo en un colegio de élite. Una situación que le hace volver al barrio del que salió y pedir ayuda a su hermana y a su padre, esos que llevan años mirándola por encima del hombro.

“Candela tiene algo muy interesante que para mí es un personaje que interpreta a su vez un personaje. Porque es una mujer que viene de donde viene, que viene de un barrio con pocas perspectivas de lo que ella pretende o de lo que ella entiende que es triunfar y cuando a lo largo de los años ha conseguido estar en Madrid, tener un puesto de trabajo muy bueno y sentirse que es una señora muy importante tiene que hacer el camino de retorno a casa”, explicaba la actriz, precisamente en su particular vuelta a casa con motivo del estreno de la película en los cines Palafox de Zaragoza.

Para Alexandra meterse en este personaje ha supuesto “un aprendizaje por ambas partes de encontrar el camino correcto, despojarse de las máscaras y, sobre todo, conseguir una proeza contra todo pronóstico”. Una proeza que está basada en una historia real ocurrida en Zaragoza. Aunque el protagonista real de la historia no es profesora es profesor. Y tampoco se llama Candela, se llama Enrique. Un hombre que consiguió que un grupo de chavales llegaran a ganar un Campeonato Nacional de Ajedrez.

“Me gusta mucho el camino por el que transita el personaje empezando de una manera y cómo poco a poco va conectando más con su autenticidad”. Un camino que, como a cualquier actor, para Alexandra ha supuesto su propio proceso hasta conseguir meterse de lleno en el papel. Para ello, han sido necesarios, reconoce, “muchos ensayos”. Ya que tal y como ella misma aseguraba “tuvimos la oportunidad de ensayar mucho y eso da mucha tranquilidad porque cuando llegas a rodar el primer día no estás tan perdido como de costumbre”.

El que hacía posible que la actriz tomase el rumbo correcto fue en este caso el director de la película, Nacho G. Velilla. Junto a él y el resto de los actores hicieron “un trabajo exhaustivo de varias semanas previas” con el fin de que todo saliese como estaba planeado.

“Hacer una comedia siempre es muy difícil porque no se te puede ir la energía ni el ritmo, ni el tono en ningún momento, por eso es tan importante hacer el trabajo previo y además creo que se nota en el resultado que estamos todos como vibrando y yendo en la misma dirección y eso marca mucho el estilo de la película”, explicaba Alexandra, que se sentía muy satisfecha con el resultado final de la película.

alexandra-jimenez
Fotograma de la película 

Aunque en esto de trabajar de la mano de Nacho G. Velilla no era primeriza, sino que hacía unos años ya tuvieron la oportunidad de trabajar juntos en la que fue la primera película del director, Fuera de Carta, y en prácticamente la primera película de Alexandra. “Yo era una de las camareras del restaurante que comandaba Javier Cámara”, recordaba nostálgica la actriz.

Con mucha ilusión iba a afrontar el poder preestrenar la película en los cines Palafox. “Al final es volver a casa. Es un cine al que yo he ido tantas veces con mi familia que es un sueño de la infancia hecho realidad”, matizaba recordando que “poder estrenar en el Palafox, en mi ciudad, con la idea descabellada que tenía de ser actriz en aquel momento que no me atrevía a decírselo a nadie. Es muy emocionante. Yo no contaba con que iba a tener la oportunidad de estrenar una peli aquí que además se hubiera rodado aquí porque nunca había rodado aquí”.

Y es que en la película es posible reconocer algunos lugares emblemáticos de Zaragoza como el paseo Independencia, el Coso, la Magdalena, el Paraninfo o paseo María Agustín. Muchos lugares que para Alexandra Jiménez son su casa y una película que a su vez ha sido un billete de retorno a la misma. En cuanto al siguiente "destino", todavía “no puede contar mucho” aunque lo que sí que puede adelantar es aquello que ya esta materializado. Se trata de una película de Yolanda Centeno, Tras el Verano, que todavía no tiene fecha de estreno pero que deja claro que todavía queda Alexandra Jiménez para rato.