Retroceso en las marquesinas del bus

El Ayuntamiento de Zaragoza lleva unos meses sustituyendo las marquesinas de las paradas de bus pero, en vez de haber evolucionado y ser de mayor calidad para los usuarios, han empeorado.

En primer lugar los dos bancos actuales han pasado a ser solamente uno, el otro lo han sustituido por un apoyo lumbar para una única persona, apoyo que la gente cree o utiliza como papelera, ya que ahora esta ha desaparecido, segunda pérdida.

Además el panel informativo ha pasado de estar situado en la cabecera de la parada, a estarlo encima de los bancos, por lo que para leerlo en vez de girar la cabeza simplemente hay que levantarse para verlo.

Me resulta inconcebible que los responsables municipales de elegir a esta contrata no hayan podido ver este retroceso en la calidad.

Manuel Vargas Ramírez