Un Casademont que enamora con su garra y coraje

El Casademont está demostrando su garra y rasmia en las adversidades y no da un partido por perdido
photo_camera Las rojillas encadenan 14 triunfos consecutivos y se alzan en lo alto de la clasificación en Liga y Euroliga. Foto: FIBA

El Casademont Zaragoza está llevando por bandera el término "rasmia" por toda España y Europa. Una seña de identidad que traspasa fronteras y está cautivando a más de uno. Las de Carlos Cantero volvieron a demostrar ante el DVTK húngaro que nunca se dan por vencidas y se crecen ante las adversidades. Ya van 14 victorias consecutivas, aunque eso no es lo único destacable. Lo verdaderamente importante es la imagen de unas jugadoras que luchan hasta el final y no bajan los brazos por muy mal que se pongan las cosas, demostrando una fuerza y garra insuperables.

Parecía que el equipo rojillo había tocado techo la temporada pasada alzándose con el título de Copa de la Reina, sin embargo, ha sido capaz de superarse y mejorar en todos los aspectos. El reto mayúsculo de disputar la Euroliga Femenina se antojaba complicado, pero rompieron todas las estadísticas a pesar de llevar el cartel de novato en la competición continental.

Compitiendo sin complejos, se ha ganado el respeto de los rivales y asombra allá donde va. Y es que ya son siete victorias en nueve partidos frente a los mejores equipos de Europa. Una cifra que parecía impensable al inicio del torneo y que ha hecho que el Casademont se asiente entres los tres mejores de su grupo.

En la competición doméstica, también se está mejorando notablemente los registros del curso pasado. Solo una derrota en once partidos disputados, les alza a ser las colíderes en liga con el mismo balance que el actual primer clasificado, el Perfumerías Avenida. Este sábado se verán las caras contra las salmantinas, que les podrían arrebatar el liderato si vencen en su pista.

Los nombres propios también están adquiriendo relevancia, sobre todo, Mariona Ortiz. La catalana está liderando a las suyas cuando más lo necesitan, asumiendo la responsabilidad y guiando siempre al equipo hacia la victoria. En los últimos partidos, tanto en Liga Femenina como en Euroliga, ha sido una pieza fundamental, aunque sin la ayuda del resto de compañeras tampoco habría sido posible.

La lesión de Helena Oma o la carga de minutos que deja a varias jugadoras entre algodones, no ha sido un impedimento para el cuadro zaragozano. Al contrario, todas han tomado galones y han sacado a relucir sus virtudes: Vega Gimeno, Leo Fiebich, Mariona Ortiz, Helena Oma, Serena Geldof, Tanaya Atkinson, Ainhoa Gervasini, Petra Holesinska, Aleksa Gulbe, Christelle Diallo, Nerea Hermosa, Mikayla Pivec y Leyre Urdiain, están haciéndose un hueco en la historia del Casademont y del baloncesto femenino.

LA MAREA ROJA, LA SEXTA JUGADORA

La afición es un parte importante de este éxito. La Marea Roja ha ido creciendo con el paso del tiempo y ahora se han convertido en una jugadora más, ya que es el empuje para dar el impulso final cuando a las rojillas no les queda casi aliento. Esto se transforma en resultados. Tan solo una derrota en Euroliga frente al vigente campeón del torneo, el Fenerbahçe, y estuvieron a punto de dar la campanada. En liga, aún no han caído y han conseguido pleno de victorias en los cinco partidos disputados.

Tras el encuentro apoteósico ante el DVTK, Mariona Ortiz quiso dedicar unas palabras a sus aficionados por estar animándolas en todo momento. "La Marea Roja tiene mucho que ver en esto. Siempre aprietan y nos empujan mucho. Cuando estoy cansada y escucho: "¡Venga, Mariona!", sigo. Notamos ese apoyo que es muy importante y las victorias son gracias a ellos".