Porfirio Fisac: "Ganar a Manisa es seguir con opciones y perder nos limitaría muchísimo"

El entrenador ha confirmado la lesión de Rati, unido a la de Smith y Langarita.
photo_camera El entrenador ha confirmado la lesión de Rati, unido a la de Smith y Langarita.

Tras casi un mes sin competición europea, el Casademont Zaragoza de Porfirio Fisac vuelve a la carga con la FIBA Europe Cup, enfrentándose a partir de este miércoles a las 17.00 horas al Manisa turco. Eso sí, varios problemas e incógnitas rodean al club y a la plantilla, siendo la principal las bajas de Langarita, Smith y el recién llegado Rati, que obligan con más celeridad si cabe a traer un efectivo cuanto antes en la posición de base. De todas formas, las excusas no valen para un Fisac que ha destacado en la previa que "ganar es seguir con opciones y perder es limitarnos el pasar de fase muchísimo. Debemos ganar como mínimo uno a domicilio para avanzar a la siguiente ronda".

Por un lado, el técnico ha informado de que "Lucas tiene un esguince bastante fuerte y pensamos que en una semana lo podremos tener recuperado. No viajará con nosotros, se quedará aquí con los fisios trabajando a ver si tenemos suerte. Intentaremos forzarlo para que llegue a Badalona". En el caso de Mark Smith "no hay nada claro", ha constatado el entrenador en primer lugar para luego añadir que "la inflamación es muy grande y nos está mostrando el grado de rotura que tiene en el cuádriceps. No va a viajar evidentemente y está descartado durante un tiempo mayor. No obstante, esperamos a ver su evolución, mientras baja su inflamación y de esa manera se podrá ver bien la rotura que existe dentro".

El último en llegar, el base Rati Andronikashvili, tampoco podrá estar para este duelo europeo. Y es que el georgiano se lesionó a los cuatro minutos de su debut, y según Fisac, "las primeras resonancias muestran que no hay rotura de ligamento. Hay una gran distensión y movilidad, y no sabemos el periodo de tiempo, pero creemos que entre el mes y mes y medio". Duro destino de un hombre que apenas llegó hace cinco días (el pasado miércoles) y que, por el momento, no podrá volver a saborear el calor del Príncipe Felipe y de la marea roja.

"ESTAMOS BUSCANDO COMO LOCOS EN EL MERCADO"

Esta inesperada tragedia traerá consecuencias directas en el mercado de fichajes, pues Rati llegaba en calidad de prueba para ayudar en las labores de dirección a Bell-Haynes. Su lesión obliga al Casademont a acelerar la maquinaria y traer otro hombre cuanto antes, pues ya era necesario traerlo a pesar de la llegada del georgiano, por lo que tras su lesión el club ha imprimido más celeridad a la búsqueda de un nuevo efectivo. "En el mercado estamos buscando como locos un hombre en la posición de 1 o 1-2 (base y escolta) según aparezca y podamos incorporar. Ojalá pueda decir que tengo «overbooking» de jugadores, pero, en principio, a Turquía viajamos con 11 efectivos".

El Casademont se ha entrenado este lunes en el Siglo XXI.

Al igual que habrá acciones directas en el mercado tras la lesión de Rati, Fisac también ha puntualizado que Trae Bell-Haynes "va a jugar todo lo que tenga que jugar". Al final, es el único base puro, y tras el esguince de Langarita, que, en ocasiones le ayudaba en las labores de dirección, el descanso no va a ser una opción para el candiense. "Lo siento mucho por él pero va a jugar todo lo que tenga que jugar para ganar, porque no tenemos a Rati. La razón de este fichaje eran los primeros 10 días, porque acumulaban muchos minutos para Langarita, Álex Moreno y McFadden y les costaba ayudarnos solos", ha recalcado Fisac, que ha añadido para zanjar el tema que "hay que ser inteligentes y ver si tiene algún perjuicio a futuro toda esta carga de minutos. Ahora mismo, Trae ni puede descansar ni lesionarse, cualquiera de las dos cosas debería ser sancionada por el club", ha bromeado relativamente Fisac.

UN MANISA HERIDO, PERO PELIGROSO

Volviendo al partido europeo de este miércoles, Fisac ha constatado que no tiene otra cosa entre ceja y ceja que ganar a domicilio. "Vencer como visitante significa tener opciones para la siguiente fase y ganar solamente los de casa significa decir adiós a esta liga tan corta". Asimismo y pese a haber caído en sus dos últimos choques europeos, "Manisa tiene jugadores como Ryan Luther, Pako Cruz, James Anderson o Emanuel Terry. Era de los equipos que yo ponía como máximo candidato a ser primeros del grupo, pero han perdido los dos primeros, uno de ellos en casa, y eso significa que es un partido para ellos a vida o muerte".

Por ello, Fisac ha vuelto a incidir en que sus jugadores deben de dar la misma importancia al choque que sus rivales, de lo contrario, el técnico afirma que perderán. "O somos capaces de entender que para nosotros también es un partido en las mismas condiciones, o las opciones de ganar allí son pocas tras un viaje tan largo y un roster tan justo". Más allá de los efectivos, vencer en Turquía pasará por frenar a Rushel y Pako Cruz, al igual que "en el 3 y en el 4 a Anderson y a Luther. Será importante estar atentos a su juego estático y bloqueo directo para que no nos hagan mucho daño. Igualmente, tanto Kravic como Watt tendrán que estar a buen nivel".

Finalmente, el técnico ha declarado que todos estos percances "no han sido ningún esfuerzo, sino que me han ayudado a ser mejor entrenador. Lo normal habría sido tirar la toalla. No obstante, me fastidia lo demás, porque si hubiéramos tenido a todo el mundo todo el rato podríamos haber estado hablando de otras cosas". De hecho, para el coach "es de los años, junto con alguno en Guipúzcoa, de los que no esperaba estar en este puesto. Les he lanzado el reto a la plantilla de ser el mejor de los siete u ocho contra los que estamos compitiendo. Me gustaría que fuéramos humildes y el objetivo es lograr salvarnos con 12 o 13 victorias", ha concluido.