La visita a un coloso: el Casademont Zaragoza quiere dar la sorpresa en Valencia

Un triunfo significaría la cuarta victoria liguera. Fotografía: Casademont Zaragoza.
photo_camera Un triunfo significaría la cuarta victoria liguera. Fotografía: Casademont Zaragoza.

El Casademont afronta este domingo a partir de las 17.00 horas uno de los compromisos más complicados de todo el curso. Los de Porfirio Fisac visitan a todo un Valencia Basket, uno de los pesos pesados de la competición, que ostenta la tercera posición en la Liga Endesa tras acumular seis victorias y dos derrotas. El Casademont, por su parte, quiere ampliar su racha de cuatro victorias consecutivas (dos de ellas ligueras) y vencer este encuentro para salir de la zona baja.

No obstante, las lesiones y percances lastran a ambos equipos, teniendo el Casademont la ausencia de Emegano y las dudas hasta el último momento de Trae Bell-Haynes, que sigue tocado por su hombro y Fisac ya explicó en la previa que era "difícil que pueda estar". El que sí que acudirá con la expedición rojilla será Okafor, que a pesar de continuar con molestias en su tendón de Aquiles, todo parece indicar que sí que será incluido en el roster final.

En el caso del Valencia Basket, las lesiones y enfermedades también pueden lastrar mucho el desempeño del equipo. Chris Jones, el base titular, se quedó fuera en el reciente duelo de Euroliga disputado por los valencianos ante el Olimpia Milano (83-52) en el que los de Mumbrú se llevaron un fuerte revés. Asimismo, el pívot Boubacar Touré fue baja tras estar con vómitos la noche anterior y Stefan Jovic, exbase rojillo hasta el verano pasado, también tuvo esta enfermedad y no fue incluido en la convocatoria.

De todas formas, esto no debería ser un impedimento para un Valencia que cuenta con jugadores de la talla de Jared Harper, que en el último duelo liguero ante el Joventut (80-76) anotó 15 puntos, y en Euroliga, ante el Olimpia Milano, un total de 10. Asimismo, Brandon Davies y Damien Inglis aparecen como las principales amenazas del rival del Casademont para este domingo. Los rebotes y el potencial físico son las principales virtudes de un Valencia ante el que el cuadro zaragozano tendrá que hacer un partido prácticamente perfecto sí quiere llevarse la victoria.

Vencer no será fácil, pero de hacerlo el Casademont subiría bastantes puestos en la clasificación al haber alcanzado la tan ansiada cuarta victoria liguera. Más allá de esto, un triunfo significaría una gran dosis de moral para un equipo que poco a poco ha ido armándose y que pese a las piezas faltantes ha sabido sacar la cabeza del agua.