CASADEMONT ZARAGOZA 77 - 84 COVIRAN GRANADA

Un Granada con más ambición en el tramo final roba la última victoria en casa a Casademont Zaragoza

Casademont Zaragoza cae en la penúltima jornada de Liga Endesa y sus posibilidades de acudir a Europa se esfuman
Santi Yusta, protagonista en el Casademont Zaragoza - Granada. Foto: Casademont Zaragoza.
photo_camera Santi Yusta, protagonista en el Casademont Zaragoza - Granada. Foto: Casademont Zaragoza.

Casademont Zaragoza no ha podido brindarle la última victoria a su Marea Roja y las esperanzas de alcanzar Europa se esfuman a falta de disputar la última jornada. El cuadro aragonés se ha despedido este viernes del Príncipe Felipe sin triunfo, pero protagonizando un duelo emocionante ante un Coviran Granada que se jugaba la vida y que depende de sí mismo para salvarse. Con igualdad máxima durante todo el choque, los visitantes daban la vuelta al resultado tras el descanso y no dejarían escapar la victoria. Los sucesivos errores de los pupilos de Fisac y el gran acierto en el perímetro en la segunda mitad lo hacían posible.

Casademont Zaragoza ha hecho del Príncipe Felipe un fortín durante el curso, siendo clave para la salvación, y con la intención de darle otra alegría a su afición acudía a su última cita. También con la de conseguir su triunfo número trece que le permitiera aspirar a Europa. Sin embargo, nada de ello ha ocurrido esta noche.

Porfirio Fisac anunciaba este jueves que no regalaría nada a nadie. Así pues, en el quinteto inicial sólo variaba la ausencia del capitán recién renovado, Santi Yusta (saldría después con ovación), con respecto al domingo pasado ante Manresa. Bell-Haynes, Mark Smith, Miguel González, Sulejmanovic y Watt eran los titulares.

La ambición con la que cada equipo saliera a la pista iba a ser clave y Casademont Zaragoza estaba dispuesto a tomar las riendas, aunque Granada daría mucha guerra. Con la primera posesión para el cuadro zaragozano, también era el que inauguraba el marcador en el segundo ataque a través de un triple limpio de Bell-Haynes. Valtonen respondía al no fallar sus tiros libres, pero Sulejmanovic se apuntaba también al triple y ponía el 6-2 en este arranque. Trae sumaría otro +2 hasta que dejaba su lugar en la pista para Dídac Cuevas. Sin su presencia, Casademont Zaragoza perdería argumentos en la anotación.

Mark Smith y Sulejmanovic sumaban, pero los rojillos no aprovechaban las pérdidas del rival y también se contagiaban. En este tramo, Granada se animaba e igualaba la contienda en el 12-12. Los visitantes tenían la posibilidad de ponerse por delante en dos ataques consecutivos, pero erraban en los tiros libres del 2+1, permitiendo a los pupilos de Fisac, liderados en ese momento por Yusta (5 puntos seguidos), mantener su ventaja. Así pues, los primeros diez minutos se resolvían con un 21-19 (otra vez castigaba un 2+1 en contra).

El ritmo aumentaba en el segundo acto con un Casademont Zaragoza más animado, encontrando las conexiones y los lanzamientos cómodos. Bell-Haynes volvía a abrir el electrónico y con un gran triple replicaban los granadinos. No obstante, los locales mejorarían prestaciones con varios efectivos sumando a la causa (Yusta, Kravic, Delany). Entonces, con un 30-24, Pablo Pin se veía obligado a parar el encuentro. En esta reanudación McFadden hacía más daño con un triple y establecía una renta máxima del encuentro de nueve puntos (33-24), que se mantendría hasta el 37-28.

Pero Granada, jugándose todo en el Felipe, no bajaba los brazos, ni mucho menos. En un momento recortaban distancias, favorecidas por algún despiste maño. El parcial de 0-7 no gustaba nada a Fisac, que solicitaba el tiempo muerto. Fallaba Langarita dos tiros libres y aunque recuperaba Cuevas y anotaba Mark Smith, el sucesivo triple de Cheatham (máximo anotador de su equipo) ponía a Granada a uno de distancia (39-38). Finalmente, la mínima ventaja se rompía por medio de un enchufado Smith, que anotaba cinco puntos en la recta final para llegar al descanso 46-40.

EMOCIÓN EN LA SEGUNDA PARTE

Con todo por decidir en la segunda parte, la canasta de Sulejmanovic nada más comenzar el cuarto era un mero espejismo de lo que se venía justo después. En el parqué el corazón lo ponían los de Pablo Pin, que, a través del acierto desde la línea de 6,75, arrancaban la remontada. Con el tercero de estos, el de Valtonen, Granada se ponía por delante por primera vez en el duelo (52-53). En la próxima Watt fallaba uno de los libres y una falta de tres en la siguiente ofensiva andaluza permitía a los visitantes irse de tres (53-56) en poco más de cuatro minutos.

Se reponía bien Casademont Zaragoza, que con el triple de Sulejmanovic y los tiros libres de Yusta empataban el choque 58-58. El encuentro se calentaría en la pista y en las gradas, pero el juego continuaba y los maños, que podían ponerse por delante con otros dos tiros libres de Bell-Haynes, desaprovechan la ocasión (fallaba ambos) y con fortuna en la anotación y en el rebote, Granada decantaría el balance a su favor antes del último cuarto, 62-65.

Nadie quería anotar en el último inicio, aunque era Granada quien, tras dos minutos de reloj, tomaba la iniciativa. Mate se colgaba del aro y sumaba el 62-67. Cheatham seguía a lo suyo y lograba otro gran triple liderando a los suyos hacia la máxima renta para Granada. Un 66-73 que se veía obligado a parar el técnico segoviano. Aunque los visitantes parecían más encaminados, con muchos menos errores, Casademont seguía firme y apuraba sus opciones. Sobre todo tras el pleno de tiros libres de Bell-Haynes y 'Sule' y la canasta de Watt. 74-76 y dos minutos y medio por jugar.

El final se pronosticaba de infarto y así sería. Los decibelios aumentaban pero Casademont Zaragoza dejaría pasar una tras otra oportunidad y lo acababa pagando. Granada sí conseguía sumar y con el 74-79 parecía estar ya todo dicho. Alguno esperanzado confiaría en el 77-80, pero la contienda concluía con un 77-84 muy celebrado por los aficionados granadinos presentes.

Casademont ha perdido una oportunidad de oro para conseguir una plaza hacia la fase previa de competición europea. Visitará Girona en la última jornada de Liga Endesa con la obligación de vencer y esperar a que los resultados de los rivales directos sean favorables. Las opciones son verdaderamente complicadas.