MOVISTAR ESTUDIANTES 74 - 65 CASADEMONT ZARAGOZA

Un Estudiantes muy enchufado sorprende y supera a Casademont, que deberá remontar en el Felipe

El equipo aragonés cae por nueve puntos en el partido de ida de los cuartos de final del playoff y la eliminatoria se decidirá en el Príncipe Felipe
Casademont Zaragoza cae en el partido de ida de los cuartos de final del playoff.
photo_camera Casademont Zaragoza cae en el partido de ida de los cuartos de final del playoff.

Ha llovido y mucho en el Polideportivo Antonio Magariños. Casademont Zaragoza ha mostrado su peor cara el peor día posible y ha recibido un duro golpe de realidad frente a un Movistar Estudiantes enchufadísimo que ha planteado de manera soberbia el encuentro. Cantero avisó de que la eliminatoria sería reñida, pero ni él, ni nadie, se esperaba el baño que ha sufrido este miércoles durante gran parte del encuentro en el que llegó a perder por 23 puntos. La reacción en el último tramo, liderada por una enorme Leo Fiebich, permite acudir con algo más de oxígeno al duelo de este sábado en el Príncipe Felipe, donde las aragonesas deberán remontar nueve puntos (75-64) si no quieren acabar la temporada antes de lo esperado.

Con mucha ilusión comenzaba este miércoles Casademont Zaragoza su camino en los playoffs de la Liga Femenina Endesa. Este cuadro se ha ganado el derecho a confiar hasta el final y desde luego, con la mentalidad de soñar con el título afrontaba el primer asalto de los cuartos de final ante el sexto clasificado, Movistar Estudiantes, a quien había vencido en los dos duelos de la temporada.

Para la última carrera del curso, Cantero podía contar con todas las jugadoras disponibles y salía a la pista con una poderosa artillería: Mariona Ortiz - ex de Movistar Estudiantes -, Vega Gimeno, Tanaya Atkinson, Leo Fiebich y Diallo.

No es una novedad que Casademont tarde en entrar en el partido y resuelva la contienda en la recta final. Pero el primer cuarto en Magariños ha sido terrorífico. El planteamiento del técnico local lo ejecutaban a la perfección sus jugadoras que obligaban a Casademont al tiro exterior y ellas aprovechaban a correr. En los primeros instantes parecía que cogían carrerilla las rojillas con los dos triples consecutivos de Leo Fiebich y Vega Gimeno, pero, tras desaprovechar una contra, el parcial daría completamente la vuelta y del 4-8 llegaba el 17-10 con el que Cantero se veía obligado a parar el tiempo.

Las incontables pérdidas y el acierto de jugadoras como Whittle (15 puntos en los primeros 10 minutos) y Mawuli condenaban a las aragonesas, algo que no se solucionó con las rotaciones. Petra Holesinska salvaba, en cierto modo, el marcador final, con un triple en el último suspiro que reducía la desventaja a diez puntos (25-15).

No cambiaba nada en el parqué en el segundo cuarto. De hecho, las cosas empeoraban para los intereses de Casademont Zaragoza. A las estudiantiles les salía absolutamente todo, hasta las canastas más complicadas. Whittle, Mawuli y García Alonso eran una pesadilla para las rojillas, que ni en zona lograban parar sus ofensivas. Desacertado e irreconocible, se quedaba sin ideas, y con la única baza en el ataque de Diallo en suspensión, Casademont caía por 18 puntos. Sin embargo, cuando quedaba algo menos de la mitad aparecía la capitana, Vega Gimeno, para coger las riendas y liderar la reacción zaragozana.

El triple de la valenciana suponía el 39-24 y desde ahí las piezas comenzaban a funcionar, principalmente con una Leo Fiebich que mostraba por qué es la mejor jugadora de la Liga. Atrás también mejoraban las cosas, Movistar comenzaba a dudar y sólo sumaba desde la línea de tiros libres. La remontada era más real y David Gallego pedía el tiempo muerto después de que Atkinson rompiera la barrera de los diez (41-33). Finalmente, Casademont Zaragoza resucitaba y llegaba al descanso tan sólo cinco puntos abajo (43-38), gracias a un “canastón” de Diallo en los últimos segundos.

CRISIS Y RESURRECCIÓN EN LA SEGUNDA PARTE

De la reacción al sufrimiento, de nuevo. El conjunto local, refrescado tras el descanso, estaba dispuesto a no perder la ventaja y en tan sólo dos minutos y medio sumaba un 11-0 que mataba las ilusiones de Casademont Zaragoza. Las de Cantero, en su peor versión del curso, se veían muy superadas y no puntuaban hasta el minuto cinco los primeros dos puntos, obra de Serena Geldof. El partido se hacía muy largo, pues las madrileñas seguían incrementando la distancia con una imperial Mawuli, mientras que el ataque maño se mantenía atascado. A los de Serena, solo se le unirían cuatro puntos desde los tiros libres y una canasta de dos de Mariona en los 10 minutos. Con un parcial de 22-7 en este tercer cuarto, Casademont se iba 20 puntos abajo.

En un escenario que nadie esperaba y con la victoria como tarea casi imposible, el último asalto se visualizaba vital para reducir la desventaja lo máximo posible, y como si fuese un partido nuevo, las rojillas lo consiguieron. Leo Fiebich era la encargada de sacar adelante las castañas tirando de la rasmia característica. Así pues, con un Movistar Estudiantes ya desencajado, los triples, canastas y recuperaciones de la alemana, acompañadas del acierto de Diallo, servían para dejar el marcador definitivo en 74-65. Visto lo visto, la mejor noticia.

Por suerte para las aragonesas la eliminatoria es a 80 minutos, y cuentan con la baza de la Marea Roja. Este sábado deberán mostrar su mejor versión para remontar la contienda en el Príncipe Felipe y hacerse con el billete para las semifinales.