El Valencia remonta a un Casademont muy lastrado por una imprecisa segunda parte (76-69)

La segunda parte local fue muy superior a un Casademont que estuvo a punto de vencer. Fotografía: ACB.
photo_camera La segunda parte local fue muy superior a un Casademont que estuvo a punto de vencer. Fotografía: ACB.

El Casademont no ha conseguido ganar a un Valencia (76-69) que se ha mostrado vulnerable en la primera parte del choque, pero que ha conseguido remontarlo en los dos últimos cuartos. Los de Fisac comenzaron muy bien el encuentro con un Santi Yusta espectacular, que acabó con 10 puntos y un Okafor sobresaliente que terminó con 16 y seis rebotes. No obstante, el Valencia ha hecho gala de su calidad para llevarse el duelo de forma ajustada ante un cuadro rojillo que no encontraba respuestas. Con esta derrota el Casademont suma ya cinco, respecto a los tres triunfos ligueros.

Álex Mumbrú ha apostado por Puerto, López-Arostegui, Jones, Inglis y Davies en su quinteto inicial. Porfi Fisac, por su parte, ha sacado a Cinciarini, Smith, Yusta, Watt y Okafor.

El primer cuarto empezó de la mejor forma posible para el Casademont Zaragoza. Los de Porfi Fisac salieron un punto por encima que el Valencia Basket y comenzaron pronto a ponerse por delante en el marcador. Santi Yusta demostraba su espectacular estado de forma anotando 7 puntos en apenas seis minutos en pista. Asimismo, el buen juego coral, y sobre todo la buena e intensa defensa rojilla fueron los pilares de este sobresaliente arranque, dejando el marcador en 11-16 a falta de cuatro minutos para el final del primer cuarto.

Eso sí, el Valencia Basket demostró ser el conjunto prometido sobre el papel y pronto comenzó a igualar el luminoso con un López-Arostegui que no regalaba nada sumando hasta 9 puntos y dejaba el marcador en 17-18 a falta de un minuto. Los últimos compases igualaron todavía más el marcador, pero Lucas Langarita hizo un espectacular 2+1 para acabar 22-23. El Casademont estaba haciendo todo prácticamente perfecto, tal cual era necesario para sacar algo positivo de Valencia, y se marchaba por delante gracias a sus pocos fallos.

El segundo cuarto comenzó siendo un toma y daca. Robertson anotaba de triple y Okafor recuperaba la ventaja al instante con otro. El equipo de Fisac no se quería despegar en el luminoso a base de tener capacidad de reacción y fruto de una gran intensidad en las dos zonas. Langarita empezó a brillar con luz propia. A base de tiros libres y una buena canasta de dos en la que se metió entre todos los defensores valencianos posibles, la joven perla ponía el 30-34 y Álex Mumbrú pedía tiempo muerto a falta de seis minutos para concluir.

No sirvió de mucho el tiempo muerto porque un saque rápido del Casademont dejó solo a Langarita ante la incredulidad de los jugadores del Valencia que veían como el alero rojillo, actuando de base, se colgaba del aro y ponía el 32-36. El Valencia necesitaba despertar, porque el partido de los pupilos de Fisac estaba siendo para enmarcar. Un triple de Jones igualaba de nuevo las cosas con 35-36, pero el Casademont seguía produciendo en ataque y defendiendo con intensidad. Kravic, que estaba pasando desapercibido por el choque, mostró su mejor versión para aumentar la diferencia a ocho puntos (35-43), aunque una canasta del zaragozano Pradilla dejó el marcador 37-43 al descanso. El cuadro zaragozano dominaba la defensa, el rebote y el ritmo del partido y había ofrecido una de sus mejores versiones.

EL VALENCIA PISA EL ACELERADOR

El tercer cuarto arrancó con la novedad de Trae Bell-Haynes sobre la pista, pues a pesar de acabar siendo incluido en el roster, no parecía que fuera a jugar y llevaba su hombro vendado. Watt anotaba dos puntos y Okafor hacía un espectacular triple que dejaba el marcador en 39-48, poniendo la mayor diferencia del encuentro. Cuando más inesperado parecía, el Valencia dio un paso adelante y con dos buenas canastas de Inglis y un triple de Puerto las cosas se igualaban con un 46-48. Fisac pedía tiempo muerto ante la falta de pólvora ofensiva rojilla y el buen hacer valenciano.

Mark Smith, que no había anotado en el partido pese a ser el máximo artillero del conjunto visitante, hizo un buen 2+1 que permitía coger oxígeno al Casademont. Cinciarini volvió a la cancha para poner veteranía y orden, aunque Damien Inglish seguía de dulce y permitía aparecer a López-Arostegui con una brillante asistencia. Posteriormente, el propio base valenciano, que acabó con 18 puntos, metía un triple que sentaba las tablas. Los de Fisac seguían impreciso en ataque, más allá de pequeños fogonazos individuales y el Valencia se ponía por volvía a poner por delante con un 2+1 y un triple de Puerto que estaba inconmensurable. El partido era otro y toda la ventaja ganada parecía estar tirándose por la borda (57-53). Un triplazo de Okafor y otro de Ojeleye al instante dejó el luminoso en 62-58. El Casademont había bajado su nivel anotador un cuarto y lo estaba pagando caro.

El último parcial no trajo grandes novedades a la pista. Los dos equipos comenzaban anotando poco y el Casademont no lograba alcanzar los siete puntos de renta que le sacaba Valencia. El cuadro zaragozano llevaba un punto en cinco minutos y eso indicaba un futuro complicado. El tiempo pasaba y los errores se acumulaban para los de Fisac, aunque Okafor, que seguía siendo uno de los mejores hombres rojillos, anotaba de dos para hacer la primera canasta del cuarto del Casademont en cinco minutos (68-62).

El Valencia necesitaba algo más de criterio ofensivo, pues no conseguían matar un partido que se les había puesto muy de cara en el tercer cuarto y que podía ser remontable. El Casademont gozó de hasta cuatro tiros libres, por una antideportiva de López-Arastegui, en los que solamente anotó uno. Jones devolvió el revés con un gran triple que puso el Valencia a siete de ventaja a falta de tres minutos (71-64). Las pulsaciones subieron en estos últimos compases y esto se tradujo en nervios para los dos conjuntos. Watt anotó de triple (73-68) y Fisac paró el partido buscando una última reacción. No obstante, no hubo tiempo para más y un buen 2+1 de Davies puso el colofón final al partido que acabó 76-69.