El Casademont Zaragoza deslumbra y sorprende allá donde va

El Casademont se consolida como tercer mejor equipo de su grupo tras cumplirse el ecuador de la fase regular de Euroliga Femenina
photo_camera El cuadro rojillo acaba en tercera posición la primera vuelta del grupo A en Euroliga Femenina. Foto: Casademont Zaragoza

Para muchos era la suerte del novato, pero el Casademont Zaragoza se ha deshecho del dicho y ha mostrado en Europa su fortaleza y carácter. Y es que no hay reto que se le resista. La temporada pasada ya dejó patente de lo que era capaz alzándose con el título de Copa de la Reina, y este año no iba a ser menos. Se enfrentaba al desafío mayúsculo de competir en la Euroliga Femenina y ha superado con creces los pronósticos. Tras terminar la primera vuelta con una exhibición ante el AZS Lublin, las rojillas se han consolidado en el tercer puesto de su grupo con un balance de cinco victorias y dos derrotas, presentándose en la máxima competición europea como uno de los rivales a batir y deslumbrando allá por donde ha ido en estos primeros siete partidos.

Caracterizadas por su tesón y entrega, las jugadoras de Carlos Cantero siguen demostrando, un curso más, que no tienen techo y nunca dejan de creer. Con motivación y sin expectativas, iniciaban su andadura por Europa, integradas en el grupo A, uno de los más duros del torneo. El 4 de octubre de 2023 pasará a la historia del deporte aragonés y para el Casademont Zaragoza. Por primera vez, un equipo de baloncesto disputó un partido de la Euroliga Femenina, y, además, lo hizo con éxito, ganando por 28 puntos al Sepsi rumano ante la Marea Roja.

No pudo tener mejor debut. Su extraordinaria carta de presentación era el primer paso para lo que vendría después. Pero de los tropiezos también se aprende y el primero llegó en la difícil pista del DVTK. A pesar de que el conjunto húngaro se impondría durante todo el partido, el cuadro zaragozano dio a conocer el termino de "rasmia". Un buen arreón en los minutos transcendentales, hicieron soñar a Casademont con la segunda victoria consecutiva, aunque, finalmente, se quedaron a las puertas y cayeron solo por tres puntos.

CUATRO PARTIDOS CONSECUTIVOS SIN CONOCER LA DERROTA EN EUROLIGA

Esto no había hecho más que empezar y en el tercer encuentro llegó el plato fuerte al Príncipe Felipe. El vigente campeón de la Euroliga Femenina, el Fenerbahçe, visitaba por primera vez Zaragoza con tranquilidad, sin embargo, a punto estuvieron de llevarse una sorpresa.

Como era de esperar, las turcas impusieron su ley desde el primer cuarto y lograron una gran ventaja, pero las rojillas tomaron la medida a su rival y recortaron la renta a siete puntos. El marcador se ajustaría aún más en la segunda mitad, dando un hilo de esperanza al Casademont, que se puso por delante en el marcador y consiguió aturdir al equipo más potente de la competición. El alto rendimiento pasó factura en los últimos minutos y el Fenerbahçe daría la vuelta al marcador, aunque solo terminó tres arriba.

Una de las jugadoras más destacadas, Kayla McBride, reconoció que "nunca había visto una atmósfera así en ninguna pista". Estas palabras demostraban que, a pesar de encadenar dos derrotas consecutivas, el conjunto maño lo estaba haciendo bien y sorprendía hasta a las estrellas turcas. Y es que, a partir del mini bache, llegarían los triunfos consecutivos ante el Lyon, Valencia Basket, Schio y AZS Lublin.

El Casademont supo sobreponerse contra todo pronóstico y acumula cuatro victorias seguidas que le han hecho asentarse en el top 3 tras cumplirse el ecuador de la fase de grupos. La segunda vuelta tampoco será nada sencilla, pero se ha ganado el derecho a soñar y a elevar sus ambiciones gracias a la lucha y la garra que derrocha partido tras partido.