El Casademont femenino suma y sigue (71-59)

El Casademont Zaragoza logra otra victoria para afianzarse la cuarta plaza en Liga
photo_camera El equipo maño busca afianzar la cuarta plaza. Foto: Casademont Zaragoza

La cuarta posición en Liga se afianza más para el equipo rojillo. Después del tropiezo ante el Gran Canaria, el Casademont Zaragoza quería volver a la dinámica ascendente para asegurarse, aun más, los puestos de la zona alta de la clasificación. El conjunto aragonés demostró ser superior durante todo el encuentro ante el IDK, con algunos momentos de imprecisiones, pero sin sufrir grandes apuros. 

Comenzó mandando Casademont en el marcador gracias al triple de Vega Gimeno y otra gran jugada de Mariona Ortiz. El equipo donostiarra tuvo muchos problemas en ataque y desaprovechó sus ocasiones para acercarse a las mañas (12-5). Con algún desajuste en defensa, que permitió al IDK reducir la renta, el primer cuarto terminó con sensación agridulce para las de Carlos Cantero con un parcial de 19-18.

El Casademont Zaragoza salió a por todas en el segundo cuarto, anotando en las dos primeras jugadas. Pero el conjunto vasco estaba de subida y consiguió igualar el encuentro. Aparecería Leo Fiebich al rescate de las suyas. Exhibición de la alemana, tanto en defensa como en ataque, y puso el 29-23 en el marcador. El equipo aragonés mostraría sus cualidades en la pista, y cada jugadora aportó su granito de arena para situarse más once puntos (34-23). Antes de la finalización del periodo, Carmen Grande realizaría un pase picado a Serena, que culminaría una gran jugada, yéndose al descanso gobernando en el luminoso (38-25).

SEGUNDA PARTE

Tras la reanudación, las visitantes consiguieron un parcial de cuatro a cero ante un Casademont que salió a la pista bastante ausente. El ataque del conjunto maño se fue apagando, pero gracias a la ventaja lograda en la primera mitad, mantenían la diferencia a diez puntos. Hubo reacción por parte de las jugadoras de Carlos Cantero, que alcanzaron la mayor renta del partido (46-34). De nuevo, Leo Fiebich sería la encargada de recuperar el ánimo del equipo para continuar sumando ante la poco puntería mostrada en las últimas jugadas (51-40).

El Casademont Zaragoza sentenció en el último cuarto. El IDK no bajaba los brazos y continuaba intentando disminuir la distancia, pero las mañas se desataron en ataque y pondrían el 60-48 en el marcador. A pesar del varapalo para el conjunto vasco, seguían jugando y anotando sin presión. Poco más pudieron hacer ante la superioridad de las locales, que terminaron el duelo con buenas sensaciones tras el gran trabajo realizado.