El Casademont femenino se despide de Europa con mucho orgullo (65-56)

El Casademont Zaragoza gana el partido de vuelta, pero no ha podido remontar la eliminatoria ante el Villeneuve
photo_camera El conjunto maño ha luchado hasta el final para remontar la eliminatoria. Foto: Casademont Zaragoza.

Se intentó hasta el final. El Casademont Zaragoza ha luchado y ha demostrado que es un equipo que puede jugar de tú a tú a un gran rival como el Villeneuve. Las de Carlos Cantero, muy enchufadas y cómodas durante todo el encuentro, no ha conseguido superar los 16 puntos marcados en la ida. Era una tarea complicada, pero hasta el último minuto se creyó. Las aragonesas han liderado el marcador durante casi todo el encuentro, pero para llegar a la puntuación de la remontada, no ha sido posible. Las de Carlos Cantero dicen adiós a la competición europea habiendo realizado un gran trabajo.

El conjunto aragonés, muy concentrado en los primeros compases del partido, lograron frenar a las visitantes en sus primeras internadas. El Villeneuve no estaba cómodo y falló más de la cuenta ante una buena defensa maña. El Casademont femenino demostró su acierto en ataque y se fue distanciando poco a poco en el marcador (11-8). Pero el poderío físico del equipo francés detuvo la inercia positiva de las de Carlos Cantero, que terminarían llevándose el primer cuarto por 16-15.

En el inicio del segundo cuarto, las visitantes igualarían el resultado en un abrir y cerrar de ojos, pero el equipo rojillo estaba de dulce y pondría la mayor ventaja del periodo (23-18). El técnico visitante solicitó tiempo muerto para que las suyas reaccionarán, y así fue. El potente Villeneuve que se pudo ver en la ida, empezó a aparecer en el Príncipe Felipe. Las mañas habían aprendido la lección y no bajaron el ánimo ante las acometidas de sus rivales. Serena, después de dos grandes jugadas, sería la encargada de volver a dar esperanza a Zaragoza, aumentando la renta.

El buen trabajo en defensa pararon a un Villeneuve que no estaba tan acertado como de costumbre. El conjunto maño estaba dando todo para revertir la eliminatoria, pero la facilidad de anotar de sus rivales, sería un inconveniente para intentar igualar o superar el resultado de la ida. Con una sensación de haber estado mejor que las francesas, el conjunto maño se marchó solo un punto arriba (31-30).

SEGUNDA PARTE

Tras el descanso, Casademont Zaragoza salió con la misma garra que en la primera mitad. Gatling y Helena Oma situarían al equipo más siete arriba en el marcador, y harían soñar a la Marea Roja, que confiaba en la gesta aragonesa. A pesar del dominio local, la calidad del Villeneuve estaba presente en cada jugada, apretando aún más a sus rivales. Sin respiro, el encuentro se fue igualando a pesar del esfuerzo, a todos los niveles, de las rojillas (45-45).

Era un difícil resultado para conseguir la épica, pero Casademont no se rindió. Muy enchufadas en la zona ofensiva, sin embargo, el equipo francés contraatacaba sin problema dejándole la presión a su rival. La hazaña casi se consiguió a dos minutos del final, con un parcial de nueve puntos a favor de las locales (57-48). La emoción estaba a flor de piel hasta que anotó el Villeneuve, que imposibilitó ampliar la ventaja hasta los 16 puntos necesarios. Aun así, el tesón de las aragonesas se mantuvo hasta el pitido final, demostrando su potencial competitivo y mentalidad ganadora por Europa.