IDK EUSKOTREN 60 – 70 CASADEMONT ZARAGOZA

Casademont Zaragoza no renuncia a nada y logra una victoria de mucho mérito antes de ir a Turquía

Ni el cansancio ni las adversidades pueden con el cuadro aragonés, que sufrió, pero consiguió un triunfo importante ante el IDK Euskotren.
Victoria coral y de mérito de Casademont Zaragoza. Foto: Casademont Zaragoza.
photo_camera Victoria coral y de mérito de Casademont Zaragoza. Foto: Casademont Zaragoza.

El calendario aprieta, y mucho, a Casademont Zaragoza con compromisos europeos y jornadas ligueras exigentes en poco tiempo. Este sábado las chicas de Carlos Cantero visitaban San Sebastián para medirse al séptimo clasificado, el IDK Euskotren, ante el que no podían dejar escapar la victoria si querían seguir el ritmo de Valencia Basket o Perfumerías Avenida. Un día más, Casademont ha demostrado que no es un equipo, sino un equipazo. Ni las bajas, ni el cansancio, ni cualquier otra adversidad es capaz de desmotivar a las rojillas, que esta tarde han conseguido una victoria de mucho mérito, con el protagonismo de las menos habituales. Sin duda, el triunfo es una recompensa al esfuerzo, al trabajo y la fe del grupo, pero también, el mejor precedente para viajar a Turquía y soñar con hacer historia.

Pese a tener la mente en el encuentro ante Mersin, Casademont Zaragoza debía salvar otro desplazamiento fuera de casa, en el Polideportivo José Antonio Gasca, para reponerse de la última derrota cosechada ante Perfumerías Avenida el domingo, con la que cedió la segunda plaza. El desgaste y el cansancio acumulado no valían de excusa, aunque puedan serlo, para un equipo que se mantiene muy vivo en todas las competiciones y no tenía permitido fallar para seguir apretando a los dos de arriba.

El partido de este sábado era un desafío mayúsculo para las pupilas de Cantero. Enfrentarse al séptimo clasificado de la categoría a domicilio siempre lo es, pero todavía lo es más si se tiene en cuenta el contexto. Principalmente, el tremendo esfuerzo que las jugadoras de Casademont hicieron el miércoles para vencer por un punto a Mersin, forzando el tercer partido la próxima semana. Así pues, el compromiso ante IDK se comprendía entre la resaca y la preparación europea, y avisó Cantero de que habría rotaciones en San Sebastián (algunas obligadas como la de Atkinson que no viajó).

Así pues, las cinco jugadoras que saltaron a la pista a defender el tipo fueron Ainhoa Gervasini, Mariona Ortiz, Vega Gimeno, Leo Fiebich y Serena Geldof. Sólo la base española y la alero alemana repetían en referencia al último choque. Por parte de las locales, muchas amenazas, pero, sobre todo, una cara conocida: Lara González.

Como viene siendo la tónica en los últimos encuentros, principalmente fuera del Felipe, a Casademont Zaragoza le cuesta entrar en los partidos. En San Sebastián ese factor perjudicó mucho a las zaragozanas, que no lograron anotar hasta casi haber consumido cinco minutos de juego. Sin acierto en la anotación, ni Mariona, ni Leo, ni Ainhoa, ni Nerea Hermosa podían iniciar el marcador. La defensa sostenía a las de Cantero, pero con un parcial de 9-0, el técnico se vio obligado a parar el encuentro. Tras el tiempo muerto se desbloqueó el ataque maño y Nerea Hermosa puso el 9-2. Los triples de Ainhoa y Leyre Urdiáin animaban al equipo, y una gran asistencia de la joven, que sería protagonista de la tarde, servían para recortar distancias hasta el 14-10. Sin embargo, malas decisiones en ataque, sumadas a los tiros libres en contra a falta de 4 segundos, provocaron un resultado de 18-10 al acabar los primeros diez minutos.

Una montaña rusa fue el segundo cuarto para la rojillas. Primero las locales colocaron el 20-10, que suponía el mayor parcial del partido hasta el momento. Petra, Serena y Vega ejercieron de líderes para recortar la distancia a cinco. Con mucho criterio, Azu Muguruza solicitaba un tiempo muerto que servía de llamada de atención a sus jugadoras, que conseguían poner, otra vez, tierra de por medio con las mañas. Estas seguían con dificultad en la circulación de balón y sin acierto en la anotación, con un porcentaje muy bajo en canastas de dos, y sobreviviendo a través de los triples. Mención especial a Ainhoa Gervasini en este aspecto. De esta forma, Casademont se agarraba como podía, pero no lograba encadenar buenas acciones que le hicieran acercarse definitivamente en el marcador y se llegó al ecuador 33-26.

EMOCIÓN EN LA SEGUNDA PARTE

Y si se dice que a Casademont le cuesta entrar al partido, también es justo apuntar que en las segundas partes siempre consiguen resurgir. Tras el descanso, IDK sufrió de nervios y sus pérdidas mantenían las esperanzas de las aragonesas. Importante era la participación de la directora de orquesta Mariona, en cuanto esta se enchufó (cinco puntos seguidos), el conjunto rojillo empezó a verse más cerca, hasta el 33-32. Sin embargo, esa remontada no se terminaba de consolidar y con la ‘4’ fuera de la pista, IDK detenía la reacción visitante, pero solo sería por unos instantes. Volvía a ponerse cinco abajo, pero ahí llegaba Vega Gimeno, que los pocos minutos los aprovechaba con creces. Un gran triple de la valenciana precedía la recuperación de Pointer, quien sacó petróleo en una contra con un 2+1. Así se ponía Casademont Zaragoza por delante por primera vez en el encuentro (42-43). Lara González anotaba un tiro libre para devolver el empate, y una canasta de dos para cada equipo fueron las acciones que maquillaban el resultado final del tercer cuarto, 45-45 y todo por decidir.

Para vencer hay que saber sufrir. De esto también sabe mucho Casademont Zaragoza. Una jugada al contraataque de Gervasini y la canasta de Vega era la primera del último cuarto. Leo se sumaba después para establecer la renta de cuatro para las de Carlos Cantero. Pero no iba a ser fácil. Sobre todo cuando los colegiados expulsaron a Fiebich. Aun así, lejos de venirse abajo, Casademont demostró que es un señor equipo y todas las jugadoras, también las menos habituales, lucharon codo con codo para agarrar el encuentro.

Cuando las visitantes se encontraban uno arriba, Nerea Hermosa recuperaba un importante rebote para poner el más tres, Pointer también sumaba su granito de arena, pero principalmente Gervasini, MVP del partido, fue clave en no dejar escapar la victoria. Triple y recuperación para poner el 57-65 ante un equipo que ya estaba totalmente fuera, posiblemente pensando cómo se les había escapado. Desde ese momento lo demás sólo eran jugadas para variar ligeramente el electrónico, el cual lucía 60-70 al finalizar el encuentro.

Finalmente, premio para ellas y para los aficionados que se han hecho notar en el pabellón. Casademont Zaragoza femenino consuma otra remontada, importantísima en este momento de la temporada, y ahora sí, la mente puesta sólo en Euroliga.