VALENCIA BASKET 77 - 53 CASADEMONT ZARAGOZA

Casademont Zaragoza cae en la final ante un estelar Valencia y cede su trono

Casademont Zaragoza acusa el cansancio y pierde con claridad en la final de la Copa de la Reina.
Foto: Casademont Zaragoza,
photo_camera Casademont pierde la gran final de la Copa de la Reina ante Valencia. Foto: Casademont Zaragoza.

Orgullo ante todo. Casademont Zaragoza no ha podido revalidar este domingo su título de campeón para traer de nuevo la Copa de la Reina a casa. Las de Carlos Cantero se han visto superadas desde el inicio del encuentro por un estelar Valencia Basket, que con la victoria destrona a las rojillas y se alza con su primer título copero. El reto era mayúsculo y nada puede reprocharse a un equipo lleno de garra y corazón, que consigue hacer vibrar a toda una ciudad con la esperanza de celebrar éxitos en el deporte. Pasara lo que pasara en el Palacio de los Deportes Carolina Marín de Huelva, este 24 de marzo iba a quedar señalado en el calendario de hitos históricos de Casademont Zaragoza, que disputaba su segunda final consecutiva de la Copa de la Reina. Una gesta memorable para un equipo con su escasa trayectoria en la élite, que se está acostumbrando a apuntarse a los días grandes del baloncesto femenino.

Tras vencer con superioridad en cuartos de final a Baxi Ferrol y a Perfumerías Avenida en semifinales (61-73), este domingo llegaba el último escalón, el último desafío: Valencia Basket, quien había ganado ante IDK y Movistar Estudiantes. Con actuaciones fantásticas en los cruces anteriores, conquistar el título se veía algo más cerca. Pero para ello, Casademont Zaragoza debía impedir que Valencia se hiciera con la primera Copa de su historia, meta a la que aspiraban con ganas, después de caer la pasada edición contra las zaragozanas en las semifinales del torneo. A un partido todo puede pasar, era el lema al que se sujetaban las de Carlos Cantero ante las taronja, segundas en liga y favoritas a ganar la Copa desde el inicio de la competición.

Así pues, dos equipos que se conocen perfectamente luchaban en Huelva por la gran corona. En el tercer partido en menos de 48 horas el cansancio físico podía ser un engorro, principalmente para las aragonesas, pero Cantero sacó a su artillería pesada. De nuevo, el quinteto formado por Mariona Ortiz, Vega Gimeno, Diallo, Atkinson y Leo Fiebich salía al principio a la cancha.

Las jugadoras de Casademont en la final de este domingo. Foto: Casademont Zaragoza.
Las jugadoras de Casademont en la final de este domingo. Foto: Casademont Zaragoza.

Los primeros nervios de disputar una gran final pesaron más a las rojillas (hoy con la equipación blanca). Comenzaron ganando la primera posesión, pero el ataque no salía y el ritmo rapidísimo de Valencia impedía también sus defensas. Así pues, en los cuatro primeros minutos el marcador era 10-2 para las valencianas, lideradas por Leti Romero y Queralt Casas, que obligó a Carlos Cantero a pedir tiempo muerto. Sin embargo, el parcial se amplió a partir de ahí. Metidas de lleno en el encuentro y dominando los compases, absolutamente todos los rebotes eran para las naranjas, que también anotaban los lanzamientos bajo el aro y desde el perímetro. Casademont sólo conseguía sumar desde la línea de tiros libres, aunque Atkinson, Pointer y Serena fallaban uno de dos (21-9). El único triple de las mañas en el primer acto llegó a falta de 20 segundos con sello de Aleksa Gulbe, que suponía el 21-12 final.

En búsqueda de mejorar el ataque estático entraba Casademont al segundo cuarto, el cual se abrió con el +2 de Khayla Pointer. No obstante, el cuadro de Cantero perdió después la oportunidad de ponerse a cinco, y ya no podría bajar esa barrera. Las canastas de Diallo, Fiebich y Gulbe agarraban a las aragonesas, pero los rebotes ofensivos, una colosal Leti Romero e incluso cierta fortuna impedían que Casademont recortara los diez puntos de desventaja. A falta de tres minutos para el descanso un gran triple de Pointer y una acción de Diallo permitían soñar (35-27), pero varios errores en tiros y pérdidas en los últimos instantes hacían que Valencia, infalible, aumentara de nuevo el marcador para irse a los vestuarios con una máxima renta de 17 (47-30). Un jarro de agua fría para las aragonesas que habían aguantado todo el período el margen de diez.

INCAPACES EN LA SEGUNDA PARTE

La remontada parecía un milagro, pero este equipo se ha ganado, como mínimo, el confiar hasta el final. Para impedir sorpresas las de Rubén Burgos salían a la cancha con el brío de sellar cuanto antes el partido y rápidamente ponían un 51-30, mayor distancia del duelo. El 2+1 de Gulbe era la reacción de Casademont, pero de nada sirvió con otros cinco puntos fáciles de Valencia 56-33. El técnico madrileño tenía que parar antes de que el daño fuera mayor, aunque nada podía hacer ante las de naranja, más descansadas y a quienes todo les venía de cara y disfrutaban de uno de sus mejores partidos, aun sin la lesionada Raquel Carrera. Por su parte, a la escuadra aragonesa le pesaba la carga de partidos en menos tiempo con fallos bajo el aro y en tiros libres. Sin la aparición de jugadoras importantes como Leo, Vega o Atkinson, eran Gulbe o Khayla quienes lideraban la puntuación en el tercer cuarto (60-41).

Las mínimas esperanzas que pudieran quedar se esfumaban con los primeros seis puntos de las valencianas (66-41), que sentenciaban a falta de ocho minutos por delante. Ya sin posibilidades seguía costándole a Casademont Zaragoza, mientras que Valencia buscaba hacer más grande el electrónico de Huelva. Eso sí, Leo aprovechó para mejorar sus cifras y Leyre Urdiain para tener sus minutos en la gran final, que tras los 40 minutos se decantaba para las naranjas (77-53). Valencia Basket le arrebata la corona a las chicas de Carlos Cantero.

Con la cabeza alta, Casademont se queda con el prestigio de ser subcampeón de la Copa de la Reina 2024, y es que este equipo y esta ciudad habían ganado mucho antes de jugar. Estar en la final por segundo año consecutivo ya era un éxito digno de poner en valor.