Valencia y Aragón estrechan lazos para impulsar el Cantábrico-Mediterráneo y duplicar el tráfico de mercancías

“Llevamos más de cien años con el corredor Cantábrico-Mediterráneo estancado y no puede continuar siendo así”. Bajo esta premisa, Aragón y la Comunidad Valenciana han estrechado sus lazos para demandar un impulso a esta infraestructura clave en el desarrollo económico del noreste de la península ibérica y, en concreto, de la provincia de Teruel. El objetivo es duplicar la capacidad existente de la vía ferroviaria, pasando de los 27 trenes de media que circulaban en 2021 hasta los potenciales 55 que aseguran algunos estudios con la línea en condiciones del siglo XXI.

Así ha quedado de manifiesto en un foro organizado por las patronales empresariales de ambas comunidades, donde ha quedado de manifiesto el compromiso del tejido económico con la conexión entre el Puerto de Valencia, con un millar de conexiones directas, y Zaragoza, definida durante la jornada como el nodo logístico de interior “más importante del país”, tal y como ha afirmado el presidente de CEV, Salvador Navarro.

Los líderes de ambos ejecutivos, Javier Lambán y Ximo Puig, han ratificado su apoyo a un asunto “estratégico de primer orden”. No en vano, según datos del Puerto de Valencia, solo la pasada semana unos 90 trenes tuvieron como salida o destino esta estructura, y 30 de ellos tenían conexión con Zaragoza. “La logística genera mucha actividad y empleo, pero, sobre todo, nos posiciona para atraer actividades e inversiones. La conexión con el Puerto de Sagunto es fundamental”, ha señalado el máximo responsable de la DGA.

Desde 2017, Adif cuenta con un Plan Director para la modernización del tramo Zaragoza-Teruel-Sagunto, que estaba dotado con una inversión de 450 millones hasta 2022 o 2023, de los que ya se han movilizado 320 millones, dirigidos principalmente a la mejora del tráfico de mercancías y permitiendo trenes de 750 metros. “Completada la actuación, se reducirán plazos de viaje, mejorará competitividad, aumentará eficiencia en transporte, y reducirá probabilidad de incidencias, siendo interoperable entre ambos corredores”, ha remarcado la presidenta de Adif, María Luisa Domínguez.

Pero, una vez queda comprobada la voluntad política con este corredor, para Lambán hay que “insistir” a Moncloa que “el camino iniciado es el correcto” y que debe “intensificar el ritmo de las inversiones y acelerar las declaraciones de impacto ambiental”. Para ello, ir de la mano con los empresarios se avecina como una palanca clave en el desarrollo del proyecto. “Los proyectos que están solo en el papel de la política no tienen visos de prosperar. El apoyo de las patronales le da una fuerza brutal e imparable”, ha añadido Lambán, sin querer exigir plazos concretos a Adif o al Ministerio de Transportes.

En una línea similar se ha mostrado el presidente de la Generalitat, que ha calificado como “fundamental” el desarrollo de esta estructura para “entender cómo sacarle el mayor beneficio y rentabilidad a la actividad económica”. “La priorización de las infraestructuras no es neutral, sino que se avanza el desarrollo social y económico de las regiones. Hemos visto, con una pequeña inversión, que se ha conseguido pasar de dos trenes a 42”, ha remarcado, celebrando el “cambio” en la forma de entender la red ferroviaria de “radial” a “malla”.

De hecho, una de las fuerzas de este proyecto, como ha expuesto Puig, es la posibilidad de que esté abierto a nuevas ampliaciones, como la conexión con Francia a través de la Travesía Central Pirenaica. “Hay una ambición clara. Valencia aspira a ser el puerto de Aragón. Tenemos la combinación de Plaza con el Puerto de Valencia y, por qué no, con Bilbao”, ha aseverado, confiado en que esta sintonía entre gobiernos y empresarios pueda acelerar los trámites de ejecución.

Los empresarios reivindican celeridad en los plazos

Por su parte, el presidente de CEOE Aragón, Miguel Marzo, anfitrión del foro, ha dejado claro el déficit de España en el transporte ferroviario, situado en torno al 4% “cuando en Europa está en el 17%”. De hecho, no ha centrado tanto el objetivo en contar con alta velocidad para las mercancías, sino en que “que la mercancía no se pare”. “Ha habido experiencias donde se tenían que parar los trenes. Ya se han conseguido números esperanzadores y podemos incrementarlos notablemente”, ha afirmado, reivindicando el “desdoblamiento urgente” de, al menos, los tramos llanos, apartaderos de 750 metros o, entre otras cuestiones, que no pase solo por Teruel, sino que se beneficien las empresas de la provincia.

Igualmente, el líder de la patronal valenciana, Salvador Navarro, ha remarcado que este corredor “no solo beneficiará a Aragón y Valencia”, sino que también se verán involucradas La Rioja, Navarra o País Vasco. “Nos decía Adif que no se invertía en una vía sin mercancías, y nosotros intentábamos trasladar que no había mercancías porque no se invertía. Hoy el transporte por carretera es el más eficiente, por lo que hay que hacer una apuesta clara en estructuras”, ha mantenido.

Print Friendly, PDF & Email