El PP reclama a Sanidad no esperar a 2023 para poner en marcha el concierto con la MAZ

La diputada Ana Marín ha insistido en esta cuestión como medida contra las listas de espera

El Partido Popular ha querido mover ficha a raíz del informe semestral de las listas de espera, que publica el ministerio de Sanidad. En él, se recoge que Aragón las encabeza tanto para las operaciones como para los especialistas, con 183 y 160 días, respectivamente. Por ello, los populares han reclamado a la DGA poner en marcha ya el concierto con el hospital MAZ de Zaragoza y no esperar a 2023, como estaba previsto.

La portavoz en materia sanitaria del PP, Ana Marín, considera que ya debería estar en funcionamiento esta medida inmediata para la reducción de listas. “Tienen quirófanos y camas vacías y hay que utilizar todos los medios que estén a nuestro alcance”, ha declarado, vengan de la sanidad pública o privada, ya que a su juicio no son ámbitos enfrentados sino “complementarios”.

En la misma línea, ha solicitado ejecutar las partidas presupuestarias para reducir estas demoras y que la administración se centre en la cirugía “tanto mayor como ambulatoria” para que la espera sea menor en operaciones como “cataratas o varices, que no necesitan hospitalización” y por tanto “no aparecen en el plan de abordaje”. Del mismo modo, ha insistido en “mejorar” los procedimientos burocráticos preoperatorios. Para el PP, son “cuestiones que pueden ayudar a rebajar las listas” y que entienden como “necesarias”.

Frente a los datos, Marín ha asegurado que el Gobierno de Aragón optó por mandar balones fuera y negarlos, “diciendo que la fórmula para medirlas no es igual en todas las comunidades”. Y “aunque así fuera”, ha criticado la portavoz, la segunda medida fue publicar un plan de abordaje solo para las “listas de espera quirúrgicas, olvidándose de las diagnósticas”.

Dentro de este segundo ámbito, ha desglosado que en mayo había “3.000 aragonesas pendientes de una mamografía, 26.458 para radiodiagnóstico y 21.458 para resonancias magnéticas”. En las primeras, Marín valora que sí se ha actuado, pero no con la suficiente celeridad y efectividad.

La crítica esta vez ha ido a parar a la consejera del área, Sira Repollés, ya que los objetivos del plan son los mismos que para 2021 y “solo cambia la fecha”. “Se comprometieron que para diciembre del año pasado no habría ningún paciente pendiente para cirugía oncológica y había 88, ahora suscriben la promesa pero para 2022”, ha subrayado.

Finalmente, la parlamentaria ha trasladado que su partido abre la puerta a “colaborar” con el Ejecutivo de Lambán, porque entienden “que detrás de cada número hay una persona y eso es lo más importante”.

Print Friendly, PDF & Email