Francés valoró ofertas para salir, pero «lo mejor era seguir en el Real Zaragoza»

El central ha comparecido en sala de prensa con un aparatoso inmovilizador

La renovación de Alejandro Francés con el Real Zaragoza fue la guinda a un pack de canteranos que rubricaron sus nuevos contratos hasta 2025. Francho, Azón y Puche ya habían sido anunciados, y el central, por motivos de las agencias de representación, tenía en vilo a la afición. Hace unos días se hizo oficial, y en su primera comparecencia desde entonces ha reconocido que valoró ofertas, pero “lo mejor era seguir en el Real Zaragoza”.

En ese proceso, el director general, Raúl Sanllehí, y el director deportivo, Miguel Torrecilla, estuvieron “muy cerca” del jugador. Con ambos tuvo numerosas llamadas y su ímpetu “era muy grande”. Sin embargo, y como es lógico, hubo ofertas para salir. “Tuve que decidir con mi familia qué era lo mejor para mí, y decidimos que lo mejor era seguir en el Zaragoza”, ha señalado. Igual que Azón y Francho iba a ser “muy importante para el club”, y ahora se centra en “hacerlo lo mejor posible e intentar cumplir el objetivo, que es lo primordial”.

Con sinceridad, Francés ha reconocido que se lo planteó, porque “las ofertas eran buenas”. Pero decidió quedarse por la gente, porque venían de temporadas difíciles y la nueva propiedad les inspiró “confianza”. Lo cierto es que “han apostado fuerte por los canteranos” y se han visto “recompensados”. “Les dimos una oportunidad y esperemos seguir aquí muchos años más”, ha asegurado.

A pesar de que como bien dice Francés se merecen una oportunidad -como mínimo por la inversión realizada- las cosas no están saliendo. De hecho, habría que remontarse a la época de Agapito para encontrar un comienzo de competición así, y eso se refleja en el vestuario. “Al principio solo pensábamos en el ascenso, pero después de estas cuatro jornadas no tenemos los resultados que esperábamos. Esa palabra no la tenemos que olvidar, pero hay que ir partido a partido”, ha declarado.

Una inoportuna lesión

Prácticamente a la vez que se anunciaba su renovación, se daba a conocer que el jugador se encontraba con el brazo inmovilizado por una caída ante el Lugo. Con un aparatoso artefacto se ha presentado en sala de prensa el central, que ha dejado claro que la lesión “no es grave porque podría haber sido mucho más”. Eso sí, deberá estar alrededor de tres semanas con la férula.

Esta semana se ha visto con uno de los mejores traumatólogos del país en Madrid, le orientó y le dio esas tres semanas de inmovilización en la zona. A partir de entonces, se le harían pruebas y “depende de lo que saliera, si tenía dolor o no, se podría alargar a cuatro o cinco”. Ahora se centra en volver lo antes posible para estar disponible con el equipo.

El panorama del equipo

El Real Zaragoza vuelve este domingo a Ponferrada con un balance de dos puntos de 12 posibles. En temporadas anteriores también se ha pasado por situaciones más complicadas, y ahora el míster está “inculcando muchísimo trabajo y sacrificio”. Francés espera que se vea reflejado, y todo empieza por una victoria en Ponferrada.

Ganar es posible y necesario. Con un triunfo, el cuadro maño sacaría la cabeza de los puestos de descenso, algo vital para no caer en la ansiedad. Y lograr la primera victoria de la temporada, otorgaría la tranquilidad de verse capaces de ir a por más. El cuadro maño la necesita de forma imperiosa.

Print Friendly, PDF & Email