Planas descarta topar el precio de los alimentos y advierte a Díaz que las competencias están “delimitadas”

Planas ha visitado las obras de regadíos de la comunidad de regantes Molinar del Flumen, en la comarca de Los Monegros

“No tengo previsto ninguna medida para intervenir en una cadena que funciona de forma adecuada y eficiente”. Con estas palabras, el ministro de Agricultura, Luis Planas, ha descartado desde el municipio oscense de Sangarrén establecer un tope en el precio de los alimentos, como ha reclamado y reivindicado la vicepresidenta, Yolanda Díaz, a quien ha querido dejar claro que las competencias de los ministerios están “perfectamente delimitadas”.

En este sentido, Planas, que ha visitado las obras de regadíos de la comunidad de regantes Molinar del Flumen, en la comarca de Los Monegros, ha asegurado que la cadena agroalimentaria “funciona muy bien” y que, ni durante la pandemia ni con la escalada de precios ha habido “ninguna ruptura de stock ni de alimentos ni de bebidas”. “En esta cadena, nadie puede vender por debajo de los costes de producción ni comprar sin satisfacerlos. Cualquier consideración debe partir de este principio”, ha remarcado.

Asimismo, ha señalado que los contactos con las asociaciones de consumidores “me parecen bien”, pero advirtiendo que “cualquier decisión sobre la cadena alimentaria pasará por mis manos”, y que “no tengo previsto ninguna medida para intervenir” en los precios. “Hemos dado un gran paso adelante en la modernización del suministro alimentario a través de la ley de cadena, y mi intención es preservarla y que los ciudadanos disfruten de los alimentos al precio más asequible posible”, ha insistido el responsable de la cartera de Agricultura.

De hecho, una de las principales distribuidoras del país, Carrefour, ya ha anunciado una oferta de 30 productos básicos de la cesta de la compra a 30 euros que el ministro respeta dentro de “un mercado libre y una economía de oferta y demanda”. Eso sí, ha apelado a que todos los actores “mantengan un comportamiento responsable para que los precios aumenten lo menos posible”. “Ninguna oferta comercial puede hacerse contra los intereses de la industria ni de ganaderos. Estaremos siguiendo de cerca los comportamientos para asegurarnos que cada actor cumpla la ley y que todos tengan un comportamiento responsable”, ha añadido, deseando una “rebaja sensible” de la inflación en 2023.

Estas declaraciones, realizadas a los medios de comunicación desde el municipio de Sangarrén, en Huesca, se producen horas después de la reunión mantenida por la vicepresidenta del Gobierno central, Yolanda Díaz, y el ministro de Consumo, Alberto Garzón, con algunas grandes distribuidoras para rebajar el coste de la cesta de la compra. En el encuentro les han pedido que elaboren una cesta de productos básicos con precios congelados, incluyendo alimentos frescos como pescado, carne, fruta, huevos u hortalizas. La ministra de Defensa, Margarita Robles, ya había criticado este mensaje que “no le corresponde hacer” a Díaz.

Print Friendly, PDF & Email