Abrazos, algún que otro lloro, mucha alegría y poco sueño: Aragón vuelve al cole

Más de 100.000 alumnos aragoneses han vuelto hoy a las aulas. Foto: Laura Trives

Álvaro llevaba una semana poniéndose su despertador de Superman antes de las 8.00 y cuando hoy ha sonado no se lo podía creer: ¡El día había llegado! Con pantalones cortos para no despedirse del verano todavía y una mochila llena de libros y pinturas por estrenar, a las 8.40 ya estaba plantado ante la puerta del Colegio Público Tenerías de Zaragoza. Este año era diferente y es que por fin entraría por la puerta de los mayores, la de los alumnos de 5º y 6º de Primaria. Con muchos abrazos, choques de palmas y un exhaustivo resumen del verano («me lo he pasado muy bien») ha recibido Álvaro a sus amigos un año más en una vuelta al cole que, según sus padres, «esperaba demasiado». Y es que un total de 157.000 alumnos aragoneses, 104.109 de Infantil y Primaria y 53.395 de la ESO, han vuelto este jueves a las aulas con las pilas cargadas y mucha alegría.

Aunque no todos estaban preparados para sentarse de nuevo en los pupitres y apurando al máximo esos escasos minutos hasta que la sirena sonase puntual a las 9.00, algunos pequeños aprovechaban para jugar en el tobogán y los columpios frente a las puertas del colegio. A Oliver eso de aprender a dividir con llevadas o conocer todos los ríos que pasan por España no le motivaba demasiado y a pesar de que su madre le animaba diciéndole que iba a «aprender muchas cosas nuevas», él lo tenía claro: «Quiero bañarme todos los días en la piscina y ver Naruto».

Foto: Laura Trives

Celia y sus amigas aprovechaban el barullo para escabullirse de sus padres y es que como niñas mayores de 5º de Primaria ya no quieren ir acompañadas hasta la fila de entrada al cole. «Ya nos han dicho que porque hoy es el primer día pero que el resto quieren quedar todas las amigas para venir juntas. Es que ya se hacen mayores», reconocía, mitad apenada mitad contenta, una de las madres del grupo. Unos metros más allá sus hijas, un grupo de niñas con pompones en las coletas, faldas y mochilas de ruedas, se mostraban muy contentas porque les había tocado a todas juntas en clase.

Educación Física ganaba por goleada como asignatura favorita y es que nada más entrar a las aulas los niños ya querían echar a correr al patio y ponerse a jugar a balón prisionero. Eso sí, también había quien elegía Matemáticas o Lengua como materias predilectas y es que que las impartiese «el profesor Sergio» les hacía ganar bastante.

«Ya corriendo el primer día vamos», decían algunos padres que dejaban a sus hijos en el Tenerías cuando el reloj ya pasaba de las 9.00. Entre besos y abrazos y «te quieros», se alejaban de los pequeños después de un verano que ha sido eterno para algunos y brevísimo para otros. «La verdad es que están muy contentos de volver al cole, no les ha costado nada levantarse hoy y ya tenían muchas ganas de volver a la rutina. La verdad es que la necesitábamos todos un poco», decía María José mientras cogía la bicicleta para ir directa al trabajo.

Así, en fila india, con abrazos y una sonrisa de oreja a oreja, Aragón ha vuelto al cole un año más. Hoy no había sueño, ni pereza y hasta las Matemáticas se hacían apetecibles. Habrá que ver mañana…

Print Friendly, PDF & Email