Vigilarlo todo desde el cielo: así es la Unidad de Drones de la Policía Nacional de Zaragoza

Con un peso de entre 600 gramos y seis kilos, los drones son uno más en el Servicio de Medios Aéreos de la Policía Nacional de Zaragoza

Lo vigilan todo desde el cielo, como si fueran pájaros metálicos, pero velan por la seguridad de todos, silenciosos y coordinados. Con un peso de entre 600 gramos y seis kilos, los drones son uno más en el Servicio de Medios Aéreos de la Policía Nacional de Zaragoza y junto a los helicópteros sirven de apoyo para otras unidades y van allá donde se les requiere a una velocidad pasmosa. Cuatro personas, el comandante y el piloto y dos agentes, que controlan los drones y también son operadores de cámara, componen el Servicio de Medios Aéreos, activo desde 2015. Primero fueron los helicópteros y ahora ya son tres los drones que sobrevuelan Aragón y el norte de España, desde Cantabria a Cataluña, pues el Servicio de Medios Aéreos de Aragón actúa en estas zonas. Pero, aunque en Zaragoza solo haya tres drones, desde el Servicio Central de Madrid se pueden recibir más si así lo requieren las circunstancias.

Colaboración y demanda son las claves de la Unidad de Servicios Aéreos, pues siempre están preparadas para apoyar al resto de unidades, desde Seguridad Ciudadana y controles estáticos o entradas y registros a ayudar a la Policía Científica en investigaciones, incendios y accidentes e, incluso, a los Tedax y servicios humanitarios en búsqueda de personas con la cámara térmica del dron.

En Zaragoza hay tres drones de este tipo

«La operación más recientes ha sido San Fermín y allí estuvimos colaborando con la Jefatura Superior de Navarra. Los drones son una herramienta más y nos sirven para tener una visión aérea distinta. Con ellos podemos ver cómo está la situación, cómo evoluciona, dónde se concentra un mayor número de personas y en situaciones más violentas podemos ver qué está pasando dentro de esa aglomeración, si se utilizan armas, etc», asegura Carlos Herrer, oficial del Servicio de Medios Aéreos de la Policía Nacional de Zaragoza.

En la Unidad de Servicios Aéreos existen sistemas de detección y de inhibición. En grandes eventos o dispositivos de seguridad como Casa Real, Pilares, El Torico o San Fermín, se hace una instalación con los dos sistemas. El primero sirve para detectar cualquier tipo de dron que sobrevuela en la zona, la altura y la velocidad a la que va y, sobre todo, dónde se encuentra el piloto. Una vez que se tiene la localización exacta, el sistema de inhibición actúa sobre el piloto y la aeronave para eliminar cualquier tipo de riesgo y peligro.

Existe un sistema de detección y otro de inhibición

Y es que, como dice el oficial Herrer, «los drones no son juguetes». «Las hélices, aunque son de plástico, actúan como cuchillas por la velocidad a la que van y una caída de un dron sobre una persona puede causar lesiones de mucha gravedad. Siempre se debe actuar en zonas acotadas, libres de personas y con un margen de seguridad para que, en caso de caída, el dron no afecte a la seguridad ciudadana», cuenta el oficial.

Es por ello por lo que el vuelo de drones se rige por unas normativas muy concretas. Actualmente están activas la normativa europea y la nacional que es el Real Decreto 1036/2017. Sin embargo, Zaragoza tiene una particularidad muy concreta y es que prácticamente toda la ciudad se encuentra en una zona restringida al vuelo fotográfico. Por tanto, cualquier vuelo que tenga un sistema de captación de imágenes tiene que ser autorizado por el Ejercito del Aire. Sin esa autorización, una persona no puede despegar un dron. La Unidad de Servicios Aéreos también se encarga de validar y comprobar que toda la documentación que se envía al Ministerio del Interior para el vuelo del dron es óptima y no afecta a la seguridad.

El vuelo de drones se rige por unas normativas muy concretas

«Prácticamente toda Zaragoza se encuentra también dentro del Área de Seguridad del Aeropuerto de Zaragoza, entonces sin una coordinación con dicha base no se puede volar. Nosotros aunque seamos Policía Nacional también debemos coordinarnos con ellos. Aquí en Zaragoza tenemos también el helipuerto del Miguel Servet, entonces si hay un dron que no se conoce volando en la zona el impacto puede hacer caer la nave. Un dron es una perdida material, pero una aeronave en vuelo lleva pérdidas humanas», finaliza el oficial Carlos Herrer.

Print Friendly, PDF & Email
dron-parque