Real Zaragoza: claves que llevan a igualar el peor inicio de la última década

Mollejo salió desde el banquillo y disputó la última media hora. Foto: Real Zaragoza

Vivió el Real Zaragoza ante el Lugo un partido que dejó helada a La Romareda, algo meritorio para ser un 4 de septiembre. El cuadro maño, salvo el gol polémico que anotó – también justo, porque hace una semana se lo dieron al Cartagena- no dio de sí en ataque. Tampoco lo hizo atrás, con un extraño dibujo donde la tarea de Francés se limitaba a marcar a Chris Ramos. No se vio tampoco creación en el centro del campo. Y tras varios partidos sin ganar, el cuadro maño protagoniza un comienzo de temporada que no se veía desde los tiempos de Agapito.

Falta de gol

Es evidente que no hay gol en el Real Zaragoza, al menos por ahora. Simeone anotó el primero de la temporada en cuatro partidos, abriendo la lata en La Romareda ante el Lugo. Sin embargo, fue el día de Chris Ramos, que con dos para los suyos hizo inútil el tanto. A partir de entonces, el cuadro blanquillo no supo generar ocasiones para ponerse por delante y terminó pagándolo.

Fichajes que no carburan

A excepción de Giuliano Simeone, virtuoso sobre el terreno de juego por su actitud más que por su aptitud, los nuevos fichajes no carburan. Manu Molina no se ha hecho dueño del centro del campo como se esperaba, y Mollejo no ha sido protagonista ni un solo partido. Gueye tuvo sus primeros minutos y, más allá de la constante e inexplicable ovación zaragocista cada vez que tocaba el balón, no se le vio. Quinteros y Fuentes ni siquiera pisaron el terreno de juego.

Sin consistencia atrás

En los primeros encuentros se vio a un Real Zaragoza que prometía buen hacer en defensa, pero lleva dos partidos en los que se ha perdido. Con dos goles de Chris Ramos, el último tras un fallo clamoroso de quien nunca falla, Cristian Álvarez, el cuadro maño terminó derrotado. Hacerlo en el último minuto fue doloroso, pero bien es cierto que los gallegos pudieron hacer el 1-2 en varias ocasiones.

Cambio de esquema sin fruto

Carcedo apostó por un extraño esquema de cinco defensas, donde Francés cumplía la función de marcar a Chris Ramos. Esto llevaba, en ocasiones, a ver a Nieto desubicado, igual que Gámez, ambos en una mezcla de lateral-carrilero-interior. De poco sirvió, porque en las jugadas clave, el delantero supo rematar al fondo de la red.

Sin victorias y en descenso

Entrar en descenso es algo que enciende las alarmas al zaragocismo, igual que el hecho de no sumar ni una sola victoria. El cuadro blanquillo no supo imponerse a Las Palmas y al Levante, y lo perdonó la afición maña a sabiendas del potencial de ambos. No pasó lo mismo ante el Cartagena y el Lugo, este último ante un estadio abarrotado que dedicó la primera silbada al terminar el choque.

Un firme espejo en el que mirarse y creer

Todo lo dicho hasta el momento es cierto, pero el Real Zaragoza tiene ahora un espejo en el que mirarse y, a la vez, un motivo para creer que la situación se puede revertir. En la temporada 2014/15, el cuadro maño apenas había sumado tres puntos, pero terminó en la sexta posición. Y de hecho, esa fue la campaña donde más cerca estuvieron los blanquillos de subir a Primera División. Apenas siete minutos los separaron. Por tanto, si se corrigen errores y los nuevos fichajes se adaptan, el cuadro maño tiene posibilidades de remontar y pelear por el objetivo del ascenso.

Print Friendly, PDF & Email