El Real Zaragoza finaliza el mercado con baile en todas las líneas de juego

El cuadro blanquillo se centra ahora en vencer al Lugo en La Romareda. Foto: Laura Trives

Día 2 de septiembre, momento para hacer un balance pausado del mercado de fichajes del Real Zaragoza. El cuadro maño, con Raúl Sanllehí como nuevo director general a la cabeza, ha realizado movimientos en todas las líneas del campo. Las piezas han bailado, con llegadas para cubrir los huecos que dejaron quienes salieron, y el tiempo confirmará los aciertos y los errores, pero ya se puede comenzar a valorar.

Atrás, la portería se mantiene con Cristian y Ratón como principales arqueros del equipo. Sin embargo, la llegada de Rebollo eleva la competencia. Este tercer guardameta no se descarta que termine jugando en el filial, pero estará en dinámica del primer equipo. Ha sido el único fichaje anunciado oficialmente que no ha sido presentado, lo que presagia la idea de mantenerlo a caballo entre el primer y el segundo equipo.

Movimiento ha habido también en la línea de atrás. Cambio de cromos en la zaga con Gabriel Fuentes sustituyendo a Chavarria y Jairo Quinteros haciendo lo propio con Clemente. La llegada de este parece que se notará menos al tener por delante a Francés, Jair y Lluís, y se asume que ocupará el rol de cuarto central. Sin embargo, según explicaron Sanllehí y Torrecilla, Fuentes es un perfil similar a Pep. Con Nieto y Lasure como competencia, apunta a contar con minutos.

Pasando al centro del campo, tras el ascenso del Almería, Eguaras se quedó finalmente en Primera División y era momento de hacer hueco a un centrocampista. Fue entonces cuando llegó Manu Molina, pedido expresamente por Juan Carlos Carcedo para comandar el juego. Todavía tiene que adaptarse, pero se espera que pronto pueda hacerlo. También se ha dado puerta a Javi Ros, a Bikoro y a Buyla en esta zona.

La zona ofensiva es la que mayor cambio ha experimentado en todo el equipo. Las salidas de Borja Sainz, Álvaro Giménez, Nano Mesa y Juanjo Narváez se han contrarrestado con las llegadas de Simeone, Gueye y Mollejo. Queda mucho por ver, y más teniendo en cuenta que ninguno de los extremos ha sido titular habitual con Carcedo hasta el momento. Por su parte, Gueye afirmó que estaba listo para jugar y, con la baja de Azón, parece segura su presencia. Por su parte, Carbonell y Baselga han vuelto a salir cedidos.

El Real Zaragoza deja así configurada su plantilla de cara a la nueva temporada, donde el ascenso a Primera División es, como todos los años, el objetivo. Este domingo ante el Lugo, y tras sumar apenas dos puntos de nueve posibles, es necesario ver la carburación de los nuevos fichajes. El triunfo, ya imprescindible, permitiría a los maños sacar la cabeza y acercarse a una zona más alta en la tabla.

Print Friendly, PDF & Email