Tengo dificultad para reconocer rostros conocidos y a veces me encuentro en situaciones comprometidas debido a mi prosopagnosia. Solo saben que la padezco mis allegados y no sé cómo gestionar la situación

La prosopagnosia, también conocida como “ceguera facial”, es una enfermedad neurológica en la que los afectados no son capaces de reconocer las caras de los demás y en los casos más graves no se reconocen a sí mismos.

La prosopagnosia congénita en si no tiene tratamiento. Mediante terapia, se puede ayudar a la persona a desarrollar herramientas que permitan detectar características particulares de las personas, así como a desarrollar estrategias para que sea capaz de reconocer mejor los rostros de su entorno más cercano. Por ejemplo, fijándose en el color de pelo o peinado, en la voz, en la forma de caminar y de vestir, rasgos típicos como son las cicatrices, pecas, lunares, entre otras. Generalmente, para entrenar esta habilidad se llevan a cabo técnicas con la ayuda de fotografías y videos con imágenes.

Mi consejo: Recibir tratamiento de una especialista resulta esencial, ya que el objetivo de la neurorrehabilitación es dotar a la persona de herramientas para que puedan llevar una vida lo más normal posible.

Print Friendly, PDF & Email