Un Huesca plagado de jóvenes se deja empatar ante el Nástic (2-2)

A seis días del comienzo de la competición, viajó a Tarragona con una convocatoria con mucha presencia de jugadores de la S. D. Huesca B

Encontró la S. D. Huesca en la primera parte de su visita al Nou Estadi su versión más efectiva, pero los de Cuco Ziganda tuvieron que conformarse con el empate ante el Nástic de Tarragona, convertido de penalti en el último minuto del encuentro. Antes, los goles de Joaquín y Vilarrasa habían puesto al Huesca por delante durante los primeros 45 minutos. Después, el técnico azulgrana dio entrada a gran cantidad de jugadores del filial, que acabaron cediendo ante la mayor experiencia de los locales. Porque a seis días del comienzo de la competición, viajó a Tarragona con una convocatoria con mucha presencia de jugadores de la S. D. Huesca B, dejando en la capital oscense a aquellos que más minutos acumulan en esta pretemporada.

Joaquín logró abrir el marcador, enviando a la red la asistencia perfecta de Juan Carlos, ante el buen desmarque del malagueño. De hecho, el propio Joaquín había podido abrir el marcador solo tres minutos después del inicio, con un balón que colgó al área y se le escapó al meta local, pero sin que nadie llegara al rechace.

Con el colchón de la victoria en el marcador, la S. D. Huesca logró llevar el partido a un ritmo cómodo, solo rota por alguna aproximación local, que no lograron aprovechar. Gracias en gran parte a la presencia de Andrés, que tuvo dos manos claves en las más claras del Nástic antes del paso por vestuarios.

Poco pudo hacer el guardameta del conjunto catalán en la segunda alegría de la S. D. Huesca, en un zurdazo imparable, obra de Vilarrasa desde dentro del área. Efectividad máxima y buenas sensaciones antes de pasar por vestuarios. La única nota negativa la puso la sustitución obligada de David García, que recibió las asistencias médicas tras un fuerte golpe, y fue sustituido por Javito Almerge al cuarto de hora de juego.

Los cambios tras el descanso se reservaron para las dos áreas. En la portería, saltando al campo San Román por Andrés Fernández; y en el ataque, con el juvenil Diego Ibáñez acompañando a Juan Carlos en la punta, en sustitución del también jugador del filial, Asier Seijo. Minutos más tarde sería Ruby el que ocuparía el lugar de Tomeo en el centro del campo.

Con la entrada de estos jugadores, con muy pocas sesiones a las órdenes de Cuco Ziganda, se perdió ritmo y aumentaron las imprecisiones, ganando metros el Nástic. Aguantaron los arreones locales hasta ocho minutos antes de llegar al 90′, cuando en una jugada con varios rechaces, Valverde disparó potente a donde no llegaba San Román. Parecía un 1-2 definitivo, pero hubo tiempo, en el último minuto del descuento, para un penalti, que convirtió el Nástic en empate, sin tiempo para más.

Print Friendly, PDF & Email