Denuncian el «cierre inminente» de hasta 20 aulas en la escuela pública

El sindicato destaca que el descenso de natalidad "debe permitir mejorar la calidad de la enseñanza, manteniendo unas ratios bajas con una atención más individualizada"

Con los datos facilitados por la administración educativa a finales de junio, así como con lo ocurrido en la negociación de los cupos en los colegios de Primaria, desde STEA-i denuncian el «inminente cierre» de una «veintena de aulas en la escuela pública aragonesa». «Vendrían a sumarse o las que se han ido cerrando en estos últimos años», han recordado, tras manifestar que «llueve sobre mojado” para la educación pública, sus trabajadores y la apuesta por una escuela que garantice la equidad y la igualdad de oportunidades de todo el alumnado.

Sin embargo, según apuntan, no afectaría por igual a los centros privados, subvencionados con dinero público, que «solo podrían cerrar una única aula, y si la cierran, ya que hay que tener en cuenta que estos centros cuentan con unos conciertos firmados con la administración y que suelen usarlos para blindar sus aulas, a pesar de no contar con alumnado». «Existe una doble vara de medir que hace que el cierre de la escuela pública sea inminente a finales de agosto y el de la concertada esté a expensas de la finalización del concierto, de informes técnicos, firmas de la directora provincial y general y publicaciones en el BOA», han criticado.

El sindicato destaca que el descenso de natalidad «debe permitir mejorar la calidad de la enseñanza, manteniendo unas ratios bajas con una atención más individualizada del alumnado». No obstante, reconocen que no se puede conseguir si «cerramos aulas y agrupamos en las que queden a todos los alumnos, ya que incrementamos la ratio y empeoramos la atención individualizada esencial si tenemos en cuenta las dificultades post Covid y el recorte que ya se produjo hace años del docente de apoyo en los colegios».

Desde STEA-i exigen a la Administración la eliminación de la concertación «ya que los colegios públicos fueron creados para tres y cuatro vías escolares y, actualmente, se están quedando con dos aulas o una mientras se subvencionan tres y cuatro aulas en los centros privados». «La optimización del dinero público requiere una apuesta decidida, y más en un Gobierno que se dice progresista, por la red pública y no de su subsidiaria (creada en los años 80 para paliar la falta de aulas públicas)», han recalcado.

«Pedimos un estudio a largo plazo que contemple la bajada de natalidad, el mantenimiento de las aulas públicas y los puestos de trabajo del personal que actualmente realiza sus funciones en la escuela pública, el cual debe de pasar una oposición para acceder a su trabajo, garantizando unos conocimientos profesionales y técnicos, que a los trabajadores de la privada no se les exige al ser contratados directamente por la empresa con unos criterios propios», han expresado.

Por último, desde el sindicato apuestan por un plan de refuerzo para los grupos altos de Primaria, puesto que «en esos niveles hay unos veinte centros públicos con elevadas ratios y gran número de alumnado Acneae, lo que requiere incrementar los cupos para poder desdoblar o, directamente en algunos casos, abrir una nueva aula». «No podemos permitir que en una situación tan grave como la actual de descenso de natalidad contemos con unidades escolares con ratios muy altas, disminuyendo con ello la calidad educativa», insisten.

Print Friendly, PDF & Email