Buenas sensaciones de un Real Zaragoza abonado a las remontadas (2-2)

Giuliano Simeone anotó su primer gol como zaragocista. Foto: Real Zaragoza

El Real Zaragoza se ha abonado a las remontadas en esta pretemporada. El equipo de Carcedo logró empatar un 0-2 en contra ante todo un Real Betis de Primera División, en un nuevo tramo final de partido donde sacó su garra para firmar un positivo 2-2. Los zaragocistas realizaron una notable primera media hora, donde fue dominador absoluto del juego, pero no fue hasta los últimos diez minutos cuando llegaron los goles de Petrovic y Giuliano. Y, a punto estuvo de llevarse el triunfo, pero el colegiado anuló en el descuento un tanto de Jair por un fuera de juego inexistente.

Carcedo apostó de inicio por un once que perfectamente podría salir de titular ante la UD Las Palmas, y bien parecido al que podía haber alineado JIM, con Cristian Álvarez bajo palos; Gámez, Francés, Jair y Chavarría en defensa; Jaume Grau, Manu Molina y Vada llevando el timón del equipo en el centro del campo; y Bermejo, Narváez e Iván Azón en la punta, aunque más cercano a un 4-2-3-1 que al habitual 4-3-3 que el técnico había mostrado hasta ahora. La entrada en el partido fue buena para el Zaragoza, con dos saques de esquina consecutivos en los primeros cinco minutos que despejó la defensa verdiblanca. Respondía el Betis con un disparo de Canales que salió cerca del palo de Cristian.

Fue mejor el equipo zaragocista, hoy de nuevo con la avispa, intentando percutir continuamente por bandas, primero con dos carreras de Iván Azón por la izquierda y después con las siempre peligrosas incorporaciones de Gámez al ataque, aunque le costaba concretar el último pase y probar la portería de Rui Silva. En una de estas subidas al lateral, el portero verdiblanco tuvo que despejar in extremis un peligroso centro al área pequeña, estando Vada a centímetros de cazar el rechace en el punto de penalti.

Como ocurría la temporada pasada, el Real Zaragoza competía muy bien y dejaba gratas sensaciones ante rivales teóricamente superiores. Francés tuvo la primera gran ocasión para adelantar a Carcedo, pero Rui Silva sacó in extremis un pie cerca del palo para salvar el tanto del canterano. Pero ante estos equipos, cualquier despiste es letal, y uno de Manu Molina en la frontal del área propia dejó mano a mano a Canales ante Cristian, y solo un ágil Francés, y la vista del colegiado, evitó literalmente sobre la línea el gol verdiblanco.

Segunda parte

Sin cambios en el Zaragoza, el Betis salió mejor en la segunda mitad, queriendo imponer sobre el verde la lógica superioridad que hoy en día existe entre ambos equipos, y bastante más agresivo e intenso, parando el juego con faltas en cuanto un jugador avispa trataba de avanzar. Y pasada la hora de partido llegó el tanto del Betis. Juanmi ganó la espalda de Francés en el centro del campo y se quedó solo ante Cristian, a quien batió de forma notable con un toque por encima del arquero argentino.

Carcedo trató de mover el banquillo tras el tanto de Juanmi, renovando a todo su equipo para retomar el control del juego de la primera mitad, aunque el Betis ya era dueño del balón y no iba a permitir fácilmente que el Zaragoza buscara el empate. A punto estuvo de llegar en las botas de Bermejo, pero no encontró el momento de disparar tras internarse en el área, y en la cabeza de Lluís López, que remató desviado un buen centro de Eugeni.

Cuando más estaba tanteando el Zaragoza la meta del Betis, Loren Morón aprovechó una pérdida de Francho para sacar un duro misil desde 40 metros al que nada pudo hacer Cristian. Parecía que el partido iba a acabarse con el 0-2, pero este Zaragoza de Carcedo se ha abonado a las remontadas en pretemporada. Y en apenas dos minutos, Petrovic emuló a Loren con un durísimo disparo ajustado al poste del Betis y Giuliano cazó un balón dividido en el segundo palo para enviarlo al fondo de la red. Y pudo llegar la victoria, si el colegiado no hubiera anulado por un fuera de juego inexistente un tanto de Jair ya en el descuento.

En un visto y no visto, el Zaragoza logró un positivo empate a dos ante todo un Real Betis, campeón de la Copa del Rey, y con una primera media hora de buen fútbol para ser optimista. Al equipo todavía le falta más mordiente en ataque, ajustar movimientos en defensa y seguir creciendo, pero lo que ya lleva en la sangre es su espíritu de no bajar nunca los brazos y pelear cada balón sea cual sea el resultado.

Print Friendly, PDF & Email