Hace un mes que he cambiado de trabajo y no puedo entablar relación con los compañeros debido a mi timidez. No quiero que malinterpreten mi actitud.

Cuando la timidez se presenta en niveles muy altos, se convierte en un obstáculo para muchas personas, afectando así en todos los ámbitos de la vida, incluida la faceta profesional. Querer pasar desapercibido en el trabajo a causa de la timidez no es la mejor táctica para que el trabajo sea reconocido y valorado. Vencer la timidez no es tarea fácil, pero existen técnicas para aprender a aislar los pensamientos que la provocan.

En primer lugar, para empezar a romper la barrera de la timidez es necesario empezar por las pequeñas actitudes. Acciones como dar todas las mañanas los buenos días y mostrarte sonriente, así proyectarás cercanía. Puedes pensar y prepararte conversaciones con los temas que más interesan a tus compañeros, practicar incluso en casa si fuera necesario, y comenzar a llevarlo a la práctica con los compañeros más cercanos a tu puesto. Piensa en el tiempo que dedicas en el trabajo a interactuar con los que te rodean, especialmente en descansos y tiempo libre, y proponte ir aumentando gradualmente el nivel de interacción con ellos. No dejes que tu carácter tímido te coloque en una posición secundaria. Para superar la timidez es importante que te centres en los temas y en las personas con las que te comunicas, y no en tu dificultad para manejar esas situaciones.

Mi consejo: Desterrar un hábito de muchos años requiere paciencia, pero no olvides que todos podemos mejorar y todos podemos aprender nuevos hábitos.

Print Friendly, PDF & Email