Aragón tiene casi 37.000 personas dependientes

La consejera ha valorado la mejoría de las cifras desde 2015

Aragón cuenta con 36.892 personas beneficiarias de la prestación por dependencia. Son las cifras que ha dado a conocer este martes la consejera de Ciudadanía y Servicios Sociales, María Victoria Broto, en su visita al Hogar Doz de Tarazona. Los datos los publica cada mes el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030.

Broto las ha valorado “muy positivamente” teniendo en cuenta, además, que se ha reducido el número de las personas valoradas y con prestación reconocida pendientes de recibirla, pasando de 14.000 en 2015 a 1.689 en la actualidad.

Broto visita el Hogar Doz de Tarazona

Este nuevo espacio tendrá 13 plazas distribuidas en 9 habitaciones individuales y dos dobles; además de salón-comedor y cocina. La inversión prevista es de 784.015 euros y se enmarcha dentro de la inversión en nueve centros públicos, con 12,5 millones del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencias del Ministerio. El comienzo de los trabajos se prevé para el 5 de septiembre, y se suma a las reformas de residencias en Romareda, Ciudad de Huesca y las planificadas en Borja, Utrillas, Javalambre y el Centro Asistencial de Calatayud.

Durante la visita, la consejera ha estado acompañada por la directora del centro, Pilar Pérez, y el arquitecto de las obras, Ignacio Grávalos. Tal como ha detallado el arquitecto, la obra prevista incluye además de las habitaciones con sus baños individuales y adaptados, “la creación de dos espacios comunes de cocina-comedor-sala de estar”. En este sentido, ha destacado que “los espacios se han compartimentado para evitar una escala institucional y poder ser percibidos con las dimensiones propias de un hogar. Además, el espacio de la cocina, con grandes mesas de comedor, se concibe como un espacio flexible en el que poder realizar diversas actividades”.

Por su parte, la directora ha destacado que con la obra se amplia y rehabilita toda una planta de la antigua residencia que supondrá una mejora sustancial en la atención a nuestros mayores, porque se mejora el espacio individual de las habitaciones y también la atención que será más personalizada, generando un ambiente más privado, hogareño y menos institucional.

Print Friendly, PDF & Email