Marcos Luna llama a la puerta del primer equipo del Real Zaragoza

Luna jugó la pasada temporada con el Juvenil A a las órdenes de Javier Garcés, siendo uno de los más destacados, anotando incluso cuatro goles

Una de las grandes noticias de la pretemporada del Real Zaragoza tiene nombre propio: Marcos Luna. El canterano está completando su primer verano con los mayores con gratas sensaciones entre la afición blanquilla, teniendo minutos en los cuatro partidos hasta la fecha y haciendo gala de sus virtudes: potencia, arrancada, facilidad para incorporarse al ataque y fortaleza y seguridad en defensa.

La irrupción de canteranos en la primera plantilla del Real Zaragoza es ya una constante en los últimos años. Tras los Soro, Clemente, Guti, Francés, Francho o Iván Azón hay una larga lista de futbolistas que están llamando a la puerta del primer equipo, pidiendo a gritos una oportunidad para demostrar su valía, su garra y su entrega. Y Marcos Luna está aprovechando de lleno estas semanas para ganarse un sitio en caso de necesidad.

El lateral zaragozano jugó la pasada temporada con el Juvenil A a las órdenes de Javier Garcés, siendo uno de los más destacados, anotando incluso cuatro goles, de un bloque que, aunque le costó arrancar, terminó con una notable 4ª plaza. No obstante, apenas disputó dos partidos con el filial, el Deportivo Aragón, en Tercera, donde el puesto de “2” estaba ocupado por Andrés Borge y Juan Sebastián, pero ello no fue impedimento para que Carcedo apostara por él y decidiera incluirlo en la pretemporada.

De hecho, la cesión de Ángel López al Calahorra y la eterna baja por lesión de Vigaray dejan a Luna, de 19 años, con clara ventaja para disputarle el lateral a un Fran Gámez que ya no tuvo competencia la pasada temporada. El saguntino disputó 37 partidos con JIM en el banquillo y, en los cinco encuentros en los que faltó, el ya extécnico prefirió remover a Francés al lateral en lugar de mirar a la siempre prolífica cantera zaragocista.

Por el momento, Carcedo está turnando, con igualdad de minutos, a Gámez y Luna, siendo el primero titular ante el Aragón y el Nástic, y el canterano contra el Lleida y el Teruel, entrando el uno por el otro en el habitual carrusel de cambios de todas las pretemporadas. De hecho, pudo anotar en dos ocasiones el tanto de la victoria en Tarragona, con dos remates desde dentro del área que no encontraron portería, dejando gala de su potencial para incorporarse al ataque. En principio, el puesto de Luna está en el filial de Emilio Larraz, pero ya ha dejado claro al técnico que puede contar con él si lo necesita.

Junto a él, otros dos canteranos están completando el verano bajo los mandos de Carcedo. El primero de ellos, Miguel Puche, ya es conocido por la afición blanquilla, siendo habitual en los planes de JIM durante la segunda vuelta de la pasada temporada. El segundo, Alberto Vaquero, fue clave en el esquema del filial en su ascenso a Segunda RFEF con su presencia física en todo el centro del campo y Carcedo ya ha puesto el ojo en él, aunque la superpoblación de jugadores en el medio también dificulta que pueda contar con más minutos. Distinto es el caso de Luis Carbonell, quien está compaginando los entrenamientos con el primer equipo y los amistosos con el filial.

Print Friendly, PDF & Email