Aragón se convierte en referencia nacional para la producción de videoclips

ELEM, en la central de Aliaga, durante un rodaje.

Los paisajes y rincones emblemáticos de Aragón se han convertido en grandes escenarios para la cultura, tanto para las producciones cinematográficas como las musicales. Son numerosos los artistas, tanto locales como de comunidades vecinas o incluso internacionales, los que se han acercado a sitios emblemáticos de la Comunidad que van desde la rambla de Barrachina o la central de Aliaga al desierto de los Monegros o los Mallos de Riglos. Las razones son principalmente dos: el coste asequible de las localizaciones y las facilidades para los rodajes.

Aragón Film Commission (AFC) trabaja para captar, asesorar en las localizaciones, la obtención de permisos y la difusión de rodajes, en coordinación con otras oficinas que operan con los mismos propósitos como Monegros o Teruel Film Commission. Además, AFC colabora con la Dirección General de Medio Natural del Gobierno de Aragón para favorecer los rodajes sostenibles. La principal mejora es la rapidez en la obtención del permiso: «Recibimos toda la información necesaria, la analizamos y cuando vemos que todo es correcto la pasamos a Medioambiente. Eso supone que tiene nuestra validación, que se fían de nuestro criterio».

El impacto turístico del paso de estos artistas es evidente. Desde AFC apuntan que en la actualidad los videoclips representan un formato de “alto consumo”, sobre todo en los medios digitales, lo que ofrece “mucha visibilidad a las localizaciones aragonesas”. Desde la oficina de Teruel, reconocen que esto supone una «importante promoción» de las localizaciones locales y una buena “carta de presentación” para atraer posibles rodajes. Asimismo reconocen que supone sobre todo un impacto económico: “Por el gasto directo de los días de rodaje y las previas de preproducción”. La Film Office de Teruel añade que han observado que cada vez más se apuesta por la contratación de profesionales locales.

El artista aragonés escoge la cercanía

Los cantantes aragoneses son los primeros que escogen localizaciones de su tierra para representar su música. Ejemplo de ello son figuras tan reconocidas como Héroes del Silencio o Violadores del Verso cuyas voces sonaron en tierras monegrinas, Amaral en Zaragoza o David Civera en Teruel, aunque también hay artistas emergentes que eligen darse a conocer desde Aragón. Recientemente, grupos como Fresquito y Mango, en Alcalá de Ebro, o Artistas del Gremio, en la plaza del Pilar, ponen a la provincia de Zaragoza en el mapa.

Aunque sin lugar a dudas, el desierto de los Monegros se muestra como una de las grandes apuestas para el rodaje. Artistas ‘de la tierra’ como Idoipe o Johnny Garso, centraron sus proyectos audiovisuales en ese árido enclave. Desde Monegros Film Commission celebran la visibilidad que aportan y la repercusión económica en la zona de estos proyectos. Asimismo, subrayan que la ubicación es importante ya que se encuentra a medio camino entre Madrid y Barcelona, “donde se asientan la mayor parte de las productoras nacionales”.

Para el videoclip de ‘El fin del mundo’, la cantante zaragozana Elem recorrió toda la Comunidad con escenarios como la central de Aliaga en Teruel, el colegio Santa Ana de Huesca y el Teatro de la Estación de Zaragoza. “Buscábamos localizaciones con un toque apocalíptico y que reflejaran la grandeza pasada y el deterioro del tiempo. Y estos exteriores eran perfectos”, explica la artista. Además, agradece las “facilidades” y la “amabilidad” a la hora de obtener los permisos. Elem cuenta que no es la primera vez que graba en Aragón y anuncia que en septiembre publicará otro adelanto de su próximo disco que se llamará ‘Planeta de cristal’ y que también será “made in Aragón”.

En Teruel, la comarca del Maestrazgo es uno de los destinos elegidos por los encantos del convento de los Servitas, las ruinas de Santolea y otros rincones de Tronchón, que han presenciado producciones musicales de los grupos aragoneses Distrito 14, Lèpoka, Visitantes o Azero.

Estrecha relación con las comunidades vecinas

Por su cercanía geográfica, la mayoría de las productoras proceden de Madrid, Barcelona o Valencia. ‘Los Irrompibles’ del grupo de indie y rock, Love of Lesbian, comienza con un plano en la Laguna del Cañizar (Teruel). Los madrileños escogieron este paraje natural como foco de sus grabaciones del nuevo disco, al igual que la Laguna de Gallocanta (Zaragoza).

Canciones como ‘Bonito’ de Jarabe de Palo, ‘Gigantes’ de Ruth Lorenzo o ‘Rockaway Surfers’ de Los Coronas nos teletransportan a la comarca de los Monegros. Desde Barcelona, muchos de los artistas que han pasado, han escogido esta localización como protagonista de sus canciones. Ejemplo de ello son el grupo de rock Elefantes con ‘Deja el aire correr’ o el cantante y compositor Marc Suárez con ‘Así soy’. Gina Argemir, referente del rock alternativo femenino en catalán, rodó ‘Troia’, su tercer trabajo de rock de autor. Reconoce que ha cruzado más de una vez el paisaje y que quedó atrapada por su “identidad distinta de personalidad, magia, misterio o silencio”. Asimismo, Peñalveta, en Huesca, también fue plató de esta producción.

La artista confiesa que si tuviera que volver a grabar escogería Jaca por recuerdos personales de su juventud, La Ribagorza o el Pirineo. “Siento un especial cariño por Aragón también por razones musicales porque hace años hice una colaboración con Bunbury y, ahora, este video ha sido el que ha tenido más repercusión mediática, así que no puedo estar más contenta”, explica Argemir.

El grupo valenciano Mafalda, se ha desplazado a la comunidad en dos ocasiones. En una de sus canciones, ‘Les Infelices’ decidieron rodar en Manzanera (Teruel) y en el caso de ‘Cura Sana’, viajaron hasta las localidades zaragozanas de Daroca o Mainar, en la provincia de Zaragoza. Los paisajes singulares y el patrimonio artístico que ofrecen comarcas como la del Campo de Daroca o la del Jiloca, hacen que cada vez más se elijan como escenario. En la producción de ‘Iballa’ de Fuel Fandango y Mala Rodríguez, aparecen localizaciones como la plaza de toros de los darocenses, la localidad de Burbáguena o el convento de Calamocha.

En Teruel, uno de los puntos clave es la rambla de Barrachina que conquista con sus impresionantes escarpados verticales anaranjados. ‘Sa Rosa des Desert’ (La rosa del desierto) de la banda ibicenca Rels (Raíces) ha sido una de las muchas que se grabaron en el lugar. Los sonidos roqueros de sus guitarras y sus toques del violín, resonaron en este paisaje. Indican en su página que fue “un lugar idóneo para poner imagen a la bonita letra de esta canción”. Desde la Film Office de Teruel señalan que se busca mucho la estética del desierto, en muchas ocasiones simulando el oeste americano o el cañón del Colorado.

“En Las Cuevas de Cañart/ la vida es tan bonita que parece de verdad” decía Álvaro Lafuente, en su canción ‘Guantanamera’. Sus raíces aragonesas lo hicieron regresar a su segundo pueblo, Las Cuevas de Cañart en Teruel también para grabar sus calles y sus parajes naturales. El video ya acumula más de ocho millones de visualizaciones. En numerosas entrevistas, el artista ha confesado que la mayor parte de su infancia, la pasó allí. Además, su pseudónimo artístico, Guitarricadelafuente, fue escogido por el nombre que se da a la guitarra aragonesa. En el programa ‘Sin Cobertura’ de Aragón TV, también habló de sus recuerdos en el pueblo, de sus inicios en la música desde este municipio del Maestrazgo turolense y la influencia de cantautores aragoneses como José Antonio Labordeta.

Esta industria también alienta a los excursionistas a explorar lugares de la provincia de Huesca. El Centro Astronómico Aragonés se ha fusionado recientemente con la música en ‘Volver a casa’, de Los Flamingos y Sean Frutos. Además, los madrileños aprovecharon y también grabaron en el pabellón de Hielo de Jaca. Aunque cabe decir que no es la primera vez que el Planetario de Huesca se convierte en el espacio ideal que combina con la este arte. El grupo zaragozano Tierra Vertical en 2018 decidió grabar en directo sus temas más conocidos como ‘Astronomía’ o ‘Doce millones de meteoritos’.

Aunque ya han pasado diez años, los más nostálgicos recordarán que Pignoise se acercaba a la provincia oscense dentro de la grabación de su sexto disco, ‘El tiempo y el espacio’ donde rodaron tres videoclips. Los Mallos de Riglos fueron una de las localizaciones que escogieron los madrileños. Apostaron por combinar los colores ocres de la vegetación con un cielo en tonos amarillos.

Presencia de artistas internacionales

Países europeos como Bélgica o Francia también se han sentido atraídos por el silencio y la tranquilidad que ofrece el desierto de los Monegros. Recientemente, el rapero francés Lomepal, el cantante francés Samuel Allain o el belga Tamino Amir, decidieron rodar sus videoclips musicales en esta ubicación.

Aunque sin duda, uno de los videoclips más aclamados fue el del dúo británico de música electrónica, Chemical Brothers, en Teruel. El videoclip de ‘Sometimes I feel so deserted’, rodado en el aeropuerto de Teruel en 2016, contó con un alto presupuesto para su desarrollo. A día de hoy, suma diez millones de visualizaciones.

Print Friendly, PDF & Email