Un detenido por amenazar e increpar con insultos racistas a la dueña de un bar en Delicias

La descripción detallada que facilitó la víctima fue clave para localizarlo en poco tiempo en la calle Berenguer de Bardají

Un hombre de 32 años fue detenido el pasado 26 de julio como presunto autor de un delito de odio y otro de amenazas, tras proferir numerosos insultos a la responsable de un establecimiento hostelero en la calle Delicias. El detenido llevaba varios días acudiendo al lugar para amenazar de muerte e increpar con insultos xenófobos, incluso intentando agredirla en varias ocasiones. Algunos de los clientes también sufrieron amenazas e insultos.

Una patrulla de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana que se encontraba muy próxima se acercó al lugar, pero el hombre ya se había ido. La descripción detallada que facilitó la víctima fue clave para localizarlo en poco tiempo en la calle Berenguer de Bardají.

Una vez identificado, los agentes pudieron comprobar que este hombre tenía varios antecedentes policiales por amenazas y lesiones, siendo detenido en ese mismo instante como presunto autor de un delito de amenazas graves y delito de odio, pasando a disposición judicial en la mañana de ayer, quedando en libertad con cargos.

Un delito de odio es cualquier acto criminal, motivado por el sesgo o el prejuicio hacia un grupo particular de personas por motivos racistas, antisemitas u otra clase de discriminación referente a la ideología, religión o creencias de la víctima, la etnia, raza o nación a la que pertenezca, su sexo, orientación o identidad sexual, razones de género, la enfermedad que padezca o su discapacidad. La Policía Nacional recuerda que denunciar los delitos de odio, ayuda a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a prevenir y evitar que estos hechos vuelvan a repetirse.

Cómo denunciar un delito de odio 

La Jefatura Superior de Policía de Aragón indica unas pautas a seguir en caso de estar sufriendo este tipo de situaciones o, también, para informar del conflicto si se está observando en otras personas.

La Jefatura Superior de Policía de Aragón emite, además, una serie de pautas a seguir cuando se está sufriendo un delito de odio, o para informar de si se está siendo testigo de una infracción de este tipo.

Cualquier persona que se haya mostrado hostil hacia otra por su raza, orientación o identidad sexual, religión o discapacidad está cometiendo un delito de odio, ante el que no se debe permanecer indiferente y ante al que hay que actuar mediante una denuncia. Este tipo de delitos también se pueden cometer a través de las redes sociales o de mensajería móvil, por lo que las ofensas recibidas por estos canales no se deben obviar. Por último, una vez puesta la denuncia, se deben facilitar a la Policía Nacional el mayor número de datos posibles. Si se está siendo víctima de un delito de este tipo, se puede pedir ayuda en el 091 y en la aplicación Alertcops.

Print Friendly, PDF & Email