Récord histórico en Aragón de trabajadores con contrato indefinido: 393.200

La EPA ha dejado un descenso de 8.000 desempleados entre abril y junio

La última Encuesta de Población Activa (EPA) ha dejado un récord histórico en la Comunidad. Por primera vez, Aragón ha alcanzado los 393.200 trabajadores con contrato indefinido, el mayor dato de toda la serie, superando en 9.800 el mayor dato hasta la fecha, los 383.400 que se dieron en el segundo trimestre de 2008. Suponen, además, el 79% de todos los asalariados aragoneses.

Este dato marca una EPA que, para la consejera de Economía, Marta Gastón, “corroboran el buen comportamiento” y “dinamismo” del mercado laboral aragonés, con un descenso de 8.000 desempleados entre abril y junio, situando la tasa de paro en el 8,96%, la cuarta más baja de todo el país. “Debemos remitirnos a 2008 para encontrar un porcentaje semejante en un segundo trimestre”, ha señalado la responsable del ramo, que ha valorado que, además de los datos cuantitativos, destaca el “incremento de la calidad” en el empleo.

Asimismo, la EPA ha dejado un descenso en el número de hogares con todos sus miembros en paro, cayendo hasta las 18.700, siendo 5.000 menos que en el primer trimestre. Un 4,9% del conjunto de los hogares de la Comunidad que, aunque desde el Ejecutivo autonómico “no lo desdeñamos”, abre “una brecha en positivo” de 2,8 puntos con la media nacional, en el 7,19%.

Por el contrario, el análisis de la encuesta también mantiene un “punto negro”: la tasa de desempleo juvenil, que en el segundo trimestre ha crecido hasta el 27,63%, ocho puntos más que en los tres primeros meses del año, cuando estaba en el 19,64%. “Parece un dato correlativo al incremento en estos meses del colectivo sin empleo anterior, o provocada por la propia volatilidad de la EPA. Seguimos teniendo una brecha diferencial con la media nacional”, ha afirmado Gastón.

Tras estos datos, desde el Ejecutivo ya afrontan un final de año marcado por la incertidumbre económica en torno a la alta inflación y a los efectos que puede tener la guerra en Ucrania sobre las empresas, como los costes de la energía. Por ello, la consejera Gastón aboga por trasladar un mensaje de “temple, prudencia y sin alarmismos”, confiando en que la actividad económica “seguirá funcionando”, con expectativas de crecer, y lejos de una “debacle” en materia laboral.

Print Friendly, PDF & Email