El Balonmano Casademont busca devolver a Zaragoza a la élite «creciendo paso a paso»

Ascender categorías es el objetivo, pero antes buscan consolidar la cantera zaragozana | Foto: Casademont Zaragoza

Con la élite del balonmano nacional como techo, pero sin prisas. Es la premisa con la que ve la luz el Balonmano Casademont Zaragoza, que evoca “el romanticismo” del BM Aragón, último equipo zaragozano en alcanzar la Asobal, y que persigue ese mismo objetivo, aunque sin plazos concretos. Al convenio se han sumado Balonmano Zaragoza, que aportará la plaza en primera nacional -la tercera categoría-, junto a Sportcor, Ademar y Basket Zaragoza 2002. Entre los presidentes de estos conjuntos se regirá la nueva directiva.

En su presentación, por parte de Basket Zaragoza, Reynaldo Benito ha aludido a la historia de su club para recordar los fallos que cometieron en su fundación y que terminaron por retrasar su llegada a la ACB. Ahora, ha insistido, no se quieren repetir en otro deporte. “Soñar es infinito, pero tenemos que ir creciendo paso a paso”, ha manifestado.

Antes de buscar el ascenso, el nuevo equipo, bajo el paraguas de la empresa del Grupo Costa, tiene pendiente todavía un trabajo para consolidar y unificar la base de canteras de la capital aragonesa. Por ahora, se han unido al convenio Corazonistas, Maristas y también la Jota y Dominicos, aunque se ha hecho un llamamiento al resto, como pueden ser Vieja Guardia, Utebo o Casablanca.

“La idea es que se junten todas”, ha comentado el presidente del Zaragoza Balonmano y nuevo directivo, Pablo Hernández, y que así el nuevo conjunto se nutra del talento local. Y es que, de este modo, se contribuye también a frenar la fuga de los jugadores recién salidos de los colegios, que no tendrían que “irse fuera”, al existir un “referente en la ciudad”.

Una labor más «conjunta y coordinada»

No obstante, no es la primera vez que se habla de esta unión, ya que es una asignatura pendiente desde hace tiempo. Durante años, el presidente de Ademar Zaragoza, que también formará parte de la dirección, Juanma Giménez, ha recordado que entre los círculos del balonmano siempre se ha especulado qué pasaría “si Zaragoza se uniera”. Para conseguirlo, su receta pasa por un trabajo “más conjunto y coordinado”, no solo a través de “un club o una escuela”. “De ahí saldrán los que formarán la base del primer equipo que tiene que llegar a la máxima categoría, pero requiere tiempo”, ha asegurado.

Solo así, se irán alcanzando “metas más altas” para llegar al fin último, como es mantener “durante mucho tiempo” a un club en la élite. De momento, Pablo Hernández ha añadido que “ya es un hito muy importante” esta primera unión, pero considera un error mirar a plazos concretos “como tres o cuatro años”. Además, Hernández ha confirmado al portero Jorge Gómez, con pasado en Asobal en el Bada Huesca, como el primer fichaje tras volver del retiro.

“Sigamos soñando pero con los pies en el suelo, cuando llegue el momento daremos el paso, si podemos darlo. Sin miedo, con orgullo y humildad, todos vivimos del romanticismo del pasado pero lleguemos cuanto antes, con buen paso”, ha concluido Reynaldo Benito.

Print Friendly, PDF & Email