Los niños saharauis vuelven a disfrutar de un verano en Aragón

El proyecto regresa tras dos años de ausencia por la pandemia. FOTO: Laura Trives

Tras dos años de ausencia por la pandemia, los niños saharauis regresan a Aragón para disfrutar del verano, dentro del programa «Vacaciones en paz». Son 96 de ocho y nueve años, procedentes del campo de refugiados de Tinduf, en el suroeste argelino, y que permanecerán en la Comunidad hasta finales de agosto.

Este viernes se ha presentado esta nueva edición en el Instituto Aragonés de la Juventud, en la que ha participado, en representación del Ejecutivo, la directora general de Cooperación al Desarrollo e Inmigración del Gobierno de Aragón, Natalia Salvo. Ha tenido palabras de “bienvenida” a los niños y niñas y de agradecimiento a las distintas familias de acogidas implicadas. Un apoyo que también ha querido resaltar el presidente de Arapaz, Agustín Gavín, que las ha definido como el “verdadero pilar” del proyecto, junto a las instituciones implicadas, como son la DGA y el ayuntamiento de Zaragoza.

Ambos han coincidido en los lazos Aragón con el pueblo saharaui. Para Gavín, se trata incluso de acoger a “antiguos ciudadanos españoles”. “La palabra agua es clave en estos niños porque no están acostumbrados a tenerla en condiciones. Es una forma de sensibilizar a la opinión pública de la situación que se está viviendo en los campamentos. Este año la mayoría de los niños vienen por primera vez, hay familias que repiten pero hemos tenido dificultad porque, siento decirlo así, el conflicto de Ucrania ha solapado informativamente muchas otras cosas”, ha declarado.

96 niños y niñas forman parte del programa. FOTO: Laura Trives

Por su parte, el delegado saharaui en Aragón, Yahya Abderrahaman, espera que los niños “disfruten del verano” y que su tiempo con las nuevas familias sirva para “fortalecer” el lazo histórico con los saharauis. “Las actividades las organizan las propias familias, para que aprovechen al máximo este verano”, ha señalado.

Su paso por Aragón será más breve que en otras ocasiones, ya que los problemas burocráticos entre España y Argelia, donde se encuentran sus campamentos, han provocado retrasos en los plazos. Ha sido un cúmulo de infortunios, pero de cara al año que viene intentarán aprovechar “como siempre”, los meses de julio y agosto al completo.

El representante saharaui ha explicado que en el proceso de selección intentan traer “el máximo número de niños”, empezando por los que nacieron en 2014. Un grupo va a Italia, otro a Francia y el resto a las distintas comunidades autónomas. “No ha sido fácil, intentamos que todos los niños puedan participar”, ha añadido.

Print Friendly, PDF & Email