Podemos pide modificar los horarios y el vestuario de los trabajadores municipales frente al calor

Rivarés ha insistido en que los episodios de calor sufridos son "de récord" | Foto: Laura Trives

“No puede pasar en Zaragoza lo que ha sucedido en Madrid, con dos trabajadores muertos, no solo por golpes de calor sino por sus condiciones”. Son las palabras con las que el portavoz de Podemos en el ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Rivarés, ha valorado la situación de la ciudad y sus trabajadores municipales en relación con los últimos episodios de altas temperaturas. Por ello, ha anunciado que Podemos llevará al pleno de este jueves una batería de propuestas, con el objetivo de que sean “de obligado cumplimiento”.

En primer lugar, revisar los protocolos relacionados con el calor, tanto de la plantilla municipal como de las contratas, y sobre todo para los trabajadores que estén al aire libre y requieren “de un mayor esfuerzo físico”. Después, modificar los horarios de trabajo para evitar las horas de más calor, y finalmente revisar los vestuarios para que se diferencien entre invierno y verano.

“El consejero de Urbanismo ha presentado un protocolo, pero solo para las contratas de su área. ¿Hemos conseguido dar un paso adelante? Sí, bienvenido sea, pero es insuficiente”, ha asegurado Rivarés. A su juicio, el plan de Víctor Serrano debería “incluir medidas más concretas, ambiciosas y profundas”, ya que en el actual se contempla, según ha dicho, que se limite el trabajo pero solo “cuando se superen los 40 grados”, un umbral que, considera, “debería estar más bajo”.

Zaragoza no está «adaptada» al calor extremo

Para el portavoz de Podemos, Zaragoza adolece de un diseño de ciudad y servicios públicos frente al calor, lo que obligará en los próximos años a “transformar las políticas urbanísticas, de movilidad y vivienda”.

En 2050, las previsiones de la revista científica Plos One, a las que ha hecho referencia, sitúan a la capital aragonesa en las mismas temperaturas que Marrakech, “pero nada adaptada a ese clima”. El proceso para minimizar los efectos del cambio climático, ha señalado, tiene dos partes, “una urgente”, en la que ha insistido, y otra “más prolongada en el tiempo”.

Más medidas para colectivos «vulnerables»

Del mismo modo, ha anunciado otro paquete orientado a las personas más vulnerables, que tiene como medida principal identificar “los hogares calientes” de la ciudad y otorgar ayudas para la compra de aparatos de climatización a quienes viven en ellos y no disponen de un nivel de renta alto. De cara a los ancianos que viven solos, Rivarés ha pedido “llevar un control telefónico diario” y comprobar si se encuentran bien. Para los niños de hasta 14 años, el portavoz ha reclamado la apertura de espacios de ocio, al margen de la propia calle y los centros comerciales, donde puedan estar fuera de casa.

Print Friendly, PDF & Email