Deberes en vacaciones de verano ¿sí o no?: la alternativa de los expertos

Niños durante una clase en el periodo escolar

Viajes con olor a sal, paseos en familia, refugiarse en cualquier rincón de los altos grados que dominan la ciudad. Está claro, para muchos, en los días de verano predomina el ocio y la desconexión, pero ¿deben los más pequeños dejar a un lado la rutina de las vacaciones y reforzar en estos meses lo aprendido en las aulas?

Ya están aquí las vacaciones estivales, y con ello, dos meses y pico de disfrute para todos los escolares que acabaron el curso el pasado 22 de junio. Aunque las vacaciones son sinónimo de disfrute y tiempo libre, no son pocas las familias que optan por reforzar lo aprendido este último curso. Sin embargo, los expertos aconsejan permitirles un descanso absoluto y aprovechar estos meses de buen tiempo y desconexión para potenciar otras actividades.

En este sentido, se observa una falta de consenso, existen profesores que no comparten la idea de mandar un sinfín de deberes poco estimulantes frente a otros que apuestan por otra metodología completamente dispar.

La directora de la UAD de Aragón, Patricia Fernández, así como el psicólogo y maestro, Alejandro Biel, aseguran que los refuerzos escolares en los meses de verano deben de ser para los niños que lo necesitan al no haber superado todas las materias durante el periodo escolar. “En las vacaciones hay que aprender de las experiencias, fuera de las rutinas anuales. En el caso de necesitar un refuerzo académico, aconsejamos destinar un periodo limitado al día”, señalan.

Expertos aseguran que las familias deben apostar por incentivar la creatividad, el juego libre, la autonomía y la independencia

Asimismo, la psicóloga especialista en infanto-juvenil, Alejandra García, advierte a las familias de la monotonía que pueden causar a los estudiantes los clásicos cuadernillos de verano. La psicóloga asegura que para muchos alumnos estas tareas son una obligación más, por lo que las realizan dos semanas antes de volver al colegio, ya que “hay que entregárselas al profesor”.

Como alternativa a los “clásicos” y “monótonos’ ejercicios de verano, los expertos apuestan por “deberes vivenciales”, actividades entre iguales y con sus familias que les hagan crecer y madurar. Fomentar el juego libre, así como la creatividad, independencia, responsabilidad e imaginación son algunas de las habilidades, que según los especialistas, los más pequeños deben potenciar en estas fechas.

Deberes vivenciales

Psicólogos especialistas en infanto juvenil apuestan por sustituir las “repetitivas” tareas de refuerzo por “deberes vivenciales’. Potenciar el hábito de lectura, con el objetivo de fomentar la creatividad, imaginación, aprendizaje de vocabulario y habilidad lectora son algunas de las recomendaciones que proponen los expertos.

Asimismo, aseguran que las familias deben apostar por incentivar la creatividad, el juego libre, la autonomía y la independencia. “Es importante establecer actividades, que quizá durante el curso, no atendemos tanto por la prisa, el estrés o los deberes”, asegura la psicóloga Alejandra García.

Print Friendly, PDF & Email