Las calles de Moros vuelven a la vida rodeadas de un paisaje desolador

El fuego acabó con toda la huerta del municipio, también prendió fuego a corrales y algún solar abandonado

Moros va recuperando poco a poco su vida habitual. El paisaje negro y gris, antes verde vergel, rodea el municipio escarpado al que, por suerte, no han alcanzado las llamas. No ha corrido la misma fortuna su término municipal, calcinado al 100%. Este jueves por la tarde los vecinos desalojados de los cinco municipios próximos al incendio de Ateca pudieron regresar a sus casas. Moros fue el pueblo que más peligro corrió, concretamente el martes por la noche, en el que las llamas acariciaron las casas. Sí que alcanzó varios corrales abandonados y una sociedad agraria, que ha perdido las neveras donde se guardaba el género.

El alcalde de Moros, Manuel Morte, cuenta que todos sus vecinos desalojados ya han vuelto a sus casas y que se han abierto con normalidad las tiendas y los bares. Las piscinas, según ha dicho el primer edil, se abrirán mañana ya que hay que limpiarlas bien, después de toda la ceniza. Una alegría para el pueblo por las altas temperaturas que se esperan también allí este fin de semana.

El fuego acabó con toda la huerta del municipio, también prendió fuego a corrales y algún solar abandonado. Las llamas alcanzaro una sociedad agraria, en los exteriores del municipio, quemando las neveras donde se guardaban las frutas y verduras que se producían en el municipio. La tubería de suministro de agua se vio afectada también por el incendio, este jueves los Bomberos de la Diputación Provincial de Zaragoza consiguieron subsanar este problema.

Los bomberos de la DPZ van a seguir trabajando este viernes en Moros buscando y sofocando los focos de fuego que puedan quedar activos tras el incendio y ayudando a los vecinos en cualquier necesidad que les pueda surgir. Ya han retirado parte de los medios, pero mantienen en la zona un camión nodriza y un camión autobomba.

Los bomberos de la DPZ van a seguir trabajando este viernes en Moros

Los vecinos ahora pasean por las calles y alrededores y observan el rocambolesco escenario. Tendrán que observar bien todo para comprobar algún desperfecto causado por las labores de extinción. La luz también permaneció cortada dos días, pero ya se cuenta con suministro. Tampoco funcionó la cobertura de Movistar, ya que las antenas ardieron con el monte. Esta compañía ya ha colocado antenas nuevas para asegurar la conectividad. Poco a poco, Moros vuelve a su ser.

Print Friendly, PDF & Email