Manu Molina llega al Real Zaragoza «en el mejor momento» de su carrera

Manu Molina llevará a su espalda el número 23

Había que madrugar más de la cuenta, pero este miércoles era el momento de ver por primera vez a Manu Molina vestido de zaragocista. El centrocampista ha sido presentado a primera hora de la mañana con el conjunto blanquillo en la Ciudad Deportiva, dejando clara su ilusión. Molina llega al cuadro maño en plena forma, y ha sido contundente: “Llego en el mejor momento de mi carrera”, ha señalado.

En una zona del campo donde hay “mucha competencia”, a la vista está que ha sido el único elegido para reforzarla. Se viene “de una buena base del año pasado”, y supone que habrán buscado “muchos” antes de elegirle, por lo que es “un halago” que se quedasen con él. Lo cierto es que estar en el Real Zaragoza “es un honor de mucho prestigio”, y defenderá “a muerte” la camiseta”.

Por otra parte, se trata del paso más importante de su carrera, y le asienta en Segunda División, algo que no había conseguido hasta ahora. Se decide por “un gran proyecto” en una ciudad donde se vive el fútbol de forma “diferente”. Además, le gusta estar con Carcedo, con quien se conoce y ve el fútbol “de la misma forma”. Por no hablar de pisar La Romareda, un estadio que le tiene engatusado.

Manu Molina se define como un jugador que le gusta tener el balón y presionar tras pérdida. “No paro quito, es mi forma de ser y dentro del campo soy igual. Me gusta pedir el balón y tenerlo. El míster me conoce bien y sabe lo que le puedo dar”, ha afirmado. Se encuentra cómodo tanto de 6 como de 8, el dónde lo decidirá el míster. Hay muchos jugadores y se lo deben ganar día a día porque “no se va a casar con nadie”.

El futbolista empezó “muy joven”, y llegó a Primera con 18 años. A partir de ahí estuvo en Segunda y, sobre todo, en Segunda B. “El año pasado, tras el ascenso con el Ibiza, era el punto de inflexión para reengancharme y demostrar que puedo jugar en Segunda”, ha asegurado. Ahora, con 30 años sabe ponerle pausa al fútbol, porque de joven es todo “un poco loco”. Ahora se trata de que el Real Zaragoza disfrute de é y los éxitos “sean colectivos”.

Pasito a pasito, es evidente que el proyecto pasa por ascender a Primera División, y aunque pide tranquilidad para lograrlo, aportará su “granito de arena”. También desea “hacer mejor a los demás y que a todo el equipo le vaya genial, que será lo mejor para el Real Zaragoza”. Además, ha afirmado que estaría en el equipo maño aunque no hubiese estado Carcedo, lo que confirma sus ganas de vestir la blanquilla.

Palabras de Sanllehí y Torrecilla

La mejor presentación posible la ha realizado el director deportivo, Miguel Torrecilla. “Voy a empezar por el final, por el resumen: Manu juega muy bien a fútbol. Ya nos podríamos ir”, ha afirmado el dirigente. Su técnica, equilibrio y calidad llamaron la atención de Torrecilla, y se convirtió en la primera opción. Por su parte, el director general, Raúl Sanllehí, ha señalado que va a encajar perfectísimamente” con el grupo.

Ahora, el cuadro blanquillo se centra en buscar como mínimo dos incorporaciones más. En primer lugar, es necesario hacerse con un delantero goleador, mientras que también se pelea por un central. Aparte de ello, el mercado ofrecerá oportunidades a las que deben estar atentos los dirigentes maños.

Sesión en la Ciudad Deportiva

El Real Zaragoza ha vuelto a trabajar en la Ciudad Deportiva y, como era de esperar, Juan Carlos Carcedo no ha estado presente. El míster todavía se encontraba este martes ingresado en el Hospital Clínico y habrá que esperar a los próximos días para ver si recibe el alta. En cuanto al equipo, Zapater, Vigaray, Clemente, Ratón y Cristian se mantienen al margen.

Print Friendly, PDF & Email