Casi 10.000 familias vulnerables de Zaragoza reciben ayudas durante el primer semestre de 2022

Las ayudas al comedor se han duplicado y su importe medio es de 296 euros

Casi 10.000 familias vulnerables de Zaragoza han recibido ayudas durante el primer semestre de 2022 con un importe medio de 291 euros por ayuda. Las unidades familiares han percibido una media de 2,26 ayudas y las de alimentación, con un importe de 3.604.712 euros, vuelven a ser las más numerosas, con el 55% del presupuesto total destinado por el Ayuntamiento de Zaragoza a estas ayudas de urgencia. Unas ayudas que este año han batido récords con una cuantía de 6,5 millones de euros, un incremento del 8,5% respecto a 2021, según ha reconocido el consejero de Acción Social y Familia, Ángel Lorén, este miércoles. Así, en la primera mitad del año se ha gastado el 42% de la partida presupuestaria que cuenta con un total de 15.430.000 euros. «La mayor dotación en la historia del Ayuntamiento», ha asegurado Lorén.

La inflación ha ocasionado que la electricidad alcance precios «desorbitados» y por ello desde el Gobierno de Zaragoza han incrementado las ayudas para la factura de la luz. En este sentido, se han concedido 1.162 ayudas durante el primer semestre por un importe de 203 euros frente a los 187 euros de las 928 que se dieron el año pasado.

Otro aumento significativo se percibe en las ayudas del alquiler donde se han concedido un total de 3.099, un 9% más que el año pasado. En cuanto a las ayudas del comedor escolar se han duplicado hasta alcanzar las 550 con un importe medio de 296 euros.

«Todos los parámetros de las ayudas se han incrementado a causa de la inflación y el Ayuntamiento aprobó en abril un incremento del 15% de límite máximo para reforzar la situación de las familias más vulnerables», ha subrayado Lorén. En este sentido, ha denunciado que en todo Aragón solo 65 unidades familiares están percibiendo la Prestación Aragonesa Complementaria al Ingreso Mínimo Vital, Pacim, y en Zaragoza tan solo 43. «Esto nos lleva a hacer una reflexión y a demostrar que las ayudas de urgencia son más necesarias que nunca y que la Pacim ha sido un fracaso en la gestión», ha relatado Lorén.

En cuanto al perfil de los que reciben estas prestaciones son familias en las que alguno de los miembros tiene empleo, pero son trabajos precarios en los que se trabaja durante un periodo corto de tiempo y con bajos ingresos. «La prioridad de este Gobierno siempre ha sido la ayuda a los más vulnerables y el gasto social está justificado cuando se habla de estas familias sin recursos», ha culminado el consejero.

Print Friendly, PDF & Email