La Estación Intermodal de Caspe afronta la segunda fase de las obras

En esta fase se va a proceder a retirar de forma segura materiales considerados tóxicos

El Ayuntamiento de Caspe afronta la segunda fase de otro de sus grandes proyectos, la Estación Intermodal, cuyo objetivo es centralizar en un punto las paradas de tren y autobús, creando un espacio que permita conectar diversos modos de transporte y dotar a la localidad de una infraestructura funcional para el uso de los viajeros de ambos medios.

Desde la concejalía de Urbanismo, a cargo de Gabriel Luena, se incide en la importancia de este avance, por la especial complejidad de un proyecto, en el que intervienen diferentes organismos y empresas. El proyecto se ha estructurado en cinco fases previas.

La primera fase contó con un presupuesto de 42.062 euros y recogió los trabajos para soterrar la red de baja tensión que da suministro a los edificios de la estación y liberarlos del cableado eléctrico como actuación previa para poder iniciar el derribo. Esta tarea precisó de la intervención de Endesa para asegurar que el soterramiento de las líneas no afectara al servicio ferroviario y dependía del visto bueno de ambas entidades la continuidad de la siguiente fase del proyecto.

Una vez superadas las exigencias técnicas, la fase que comienza ahora corresponde a la retirada de forma segura de materiales considerados tóxicos (uralitas) para su adecuada gestión y el comienzo del derribo de los edificios. Esta actuación ya había sido licitada y adjudicada a una empresa que se encontraba a la espera de las correspondientes autorizaciones de Endesa y ADIF.

Una vez que estas antiguas instalaciones, totalmente obsoletas en la actualidad y conocidas como “Distrito de vía y obras” o “Reserva de Caspe”, liberen el espacio que ocupan, se dispondrá de unos 2.000 metros cuadrados que completarán un total de 4.700 metros cuadrados que ocupará la futura estación con lo que el proyecto dará un avance importante.

A esta intervención le seguirán los proyectos de vallado, Media Tensión y fibra óptica que preceden al proyecto de urbanización. Unas actuaciones que cuentan con un presupuesto total de 200.000 euros para el presente ejercicio y que esperan hacer realidad este proyecto en el próximo año 2023, siempre que los plazos y los organismos implicados cumplan el calendario marcado.

Print Friendly, PDF & Email