Sueltan más de 1.500 insectos beneficiosos para evitar el pulgón en el arbolado de Juslibol

La responsable de Servicios Públicos, Natalia Chueca, durante la suelta de insectos beneficiosos para acabar con el pulgón

El Servicio de Parques, Jardines e Infraestructuras Verdes ha reforzado estos días su “ejército en miniatura” para la lucha contra las plagas urbanas. Un grupo de más de 1.000 insectos, entre mariquitas, neurópteros y sírfidos, están desde hoy en la avenida de entrada al barrio rural de Juslibol para colaborar en que los árboles de esa zona estén sanos y libres de pulgones. Además, grupos de estas mismas especies están ya distribuidos, en cantidades similares, en La Cartuja, Garrapinillos, Montañana, San Juan de Mozarrifar, Casetas y Movera.

La consejera de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca, ha participado hoy en la “suelta” de estos pequeños depredadores. “Estos insectos beneficiosos, que ya se han usado con éxito en otras zonas de la ciudad, se liberan de manera controlada y nos ayudan a restablecer el equilibro natural frente a determinadas plagas del arbolado de la ciudad”, ha señalado.

La utilización de esta técnica natural, y por lo tanto respetuosa con el medio ambiente y la salud de las personas, “se enmarca dentro de la nueva gestión del Verde Urbano que estamos implantando en la ciudad, utilizando métodos sostenibles y limitando, así, el uso de productos habituales”.

En concreto, el Servicio de Parques, Jardines e Infraestructuras Verdes combate mediante esta técnica la presencia de pulgón, con el fin de minimizar los inconvenientes que este genera. La metodología de trabajo consiste en liberar estos insectos en los árboles, arbustos o plantas objeto de tratamiento, hacer un seguimiento continuado de sus poblaciones para determinar la evolución de estos insectos útiles y comprobar su capacidad de establecerse y formar parte del ecosistema urbano.

Una vez comprobados y testados los buenos resultados de esta técnica de control de plagas en lugares como el Parque del Agua o el Paseo Independencia, se está procediendo ahora a su implantación en los barrios rurales de nuestra ciudad y será cada vez más habitual en otros puntos de la ciudad.

Este tipo de tratamientos no requiere de medidas de protección, ni para el personal que los aplica ni para los ciudadanos, por lo que es ideal implementarlo en zonas urbanas al ser totalmente compatible con la presencia de personas y mascotas.

Tal y como ha explicado Natalia Chueca, esta estrategia “forma parte de un nuevo enfoque, más global, sostenible y saludable, pensando en las personas y aportando soluciones basadas en la naturaleza para conseguir los objetivos de desarrollo sostenible que se marcan para el futuro de Zaragoza”.

En esta línea, el actual Servicio de Parques trabaja para «naturalizar la ciudad», reforzando las estructuras vegetales y haciendo una gestión más ecológica, para conseguir un hábitat de calidad que favorezca el desarrollo de los procesos naturales y la salud de nuestra ciudad.

Las actuaciones realizadas hasta la fecha en los barrios rurales han consistido en la liberación de depredadores como la Adalia bipunctata (Mariquita de dos puntos), la Crisoperla carnea (Neuróptero voraz depredador de pulgón) y Sírfidos (Moscas de las flores).

Estas sueltas se han realizado sobre especies sensibles al pulgón como las catalpas, prunus y rosales.

Print Friendly, PDF & Email