Escaso balance zaragocista a un mes de la competición: dos fichajes y cuatro salidas

A Simeone deben sumarse al menos dos hombres más en zona ofensiva. Foto: Real Zaragoza/Tino Gil

Exactamente un mes es el tiempo que le queda al Real Zaragoza para llegar al día en que está fijado su primer partido, ante Las Palmas en Gran Canaria. El día 13 de agosto es la fecha máxima para que el cuadro maño tenga confeccionada su plantilla a expensas de alguna última oportunidad de mercado. Y a día de hoy, con 31 por delante, se han ejecutado dos fichajes y cuatro salidas, balance escaso para lo que esperaban los aficionados a estas alturas.

Giuliano Simeone es, sin duda, la llegada que más ha ilusionado a la afición zaragocista, y aunque apunta buenas maneras, su adaptación al fútbol profesional es una incógnita. Su principal valedor hasta este momento ha sido Alberto Zapater, que sí afirmó que le gustaba lo que estaba viendo de él. El arquero Dani Rebollo es el segundo fichaje, pero todo apunta a que jugará en el filial mientras hace las veces de tercer portero y no ha sido -ni será- presentado.

En contraposición se encuentran las cuatro salidas. La de Sabin Merino fue una buena operación por el momento y la forma; fue a principio de mercado con el ahorro de toda la ficha. Más esperadas eran las de Marc Aguado y Ángel López, ambas un secreto a voces debido a la necesidad de buscar minutos fuera. Y poco trascendente fue la de Vuckic al Rijeka, ejecutor de la cláusula con la que se quedaba al delantero que nunca cuajó en la capital aragonesa.

Es cierto que el mercado está muy parado en todo el ámbito nacional, pero el Real Zaragoza parte con más trabajo que sus competidores. La alta cantidad de fichas en la entidad obliga a acelerar el ritmo para llegar al 13 de agosto con 25 jugadores entre los que se encuentren los refuerzos. Y lo primordial ahora es dar salida a Bikoro, Baselga y Buyla, tres que nunca han encontrado regularidad en el cuadro maño.

Llegadas a buen ritmo

Teniendo en cuenta que Juan Carlos Carcedo pidió que se cerrase la plantilla cuanto antes, las llegadas también han de coger ritmo. A día de hoy es prioritario reforzar la zona de ataque con un 9 goleador y un hombre de banda que acompañe al pistolero. También es necesario tomar posiciones en la sala de máquinas, reforzando una zona clave del terreno de juego. Atrás, si finalmente se va Clemente -en la rampa de salida- se hará imprescindible un nuevo jugador.

Tras este balance, la conclusión a la que llegan los aficionados es sencilla: para poder afrontar el estreno liguero con garantías deberán verse varios movimientos por semana. Debe asumir el cuadro maño la iniciativa, y más teniendo en cuenta que el límite salarial “no variará mucho”, como afirmó en su día Sanllehí. El Real Zaragoza ya está manos a la obra, con el deseo de lograr importante movimiento en las oficinas en cuatro semanas que deben ser frenéticas.

Print Friendly, PDF & Email