Aragón vivió el segundo junio más cálido en seis décadas

Las sombras han sido lugares muy codiciados durante junio

“Ola de calor” es hasta mediados de julio la frase del verano. Con una de alta intensidad en junio y otra con la intención de abrasar los termómetros en el séptimo mes del año, los aragoneses pelean a diario por soportar el calor. Y con razón se da esa lucha: el pasado mes de junio fue el segundo más cálido desde 1961, según datos de la Agencia Española de Meteorología (Aemet).

Las temperaturas en junio crecieron en todos los puntos de la geografía aragonesa. Casi tres grados en el Refugio de Góriz, el lugar donde menos aumentó la temperatura; y más de cinco grados en Bailo-Puyalto, que estableció el récord de la comunidad. Las tres capitales de provincia registraron variaciones muy similares: algo más cuatro grados de crecimiento registraron los termómetros de Zaragoza, Huesca y Teruel. Un dato que hizo llegar hasta los 26,7 grados de media en la capital aragonesa, hasta los 24,9 en el Alto Aragón y hasta los 22,9 en Teruel. El resultado, en las tres provincias, es de una valoración de carácter “extremadamente cálido”.

Por su parte, las precipitaciones tampoco arrojaron datos excesivamente halagüeños. El mes de junio de 2022 fue el octavo más seco desde que la Aemet tiene registros, con especial incidencia en Teruel, en categoría “muy seco”, y en Zaragoza, catalogada como “seco”. En resumen, las precipitaciones totales en junio fueron un 52% de las que se registran en un sexto mes habitual.

Print Friendly, PDF & Email