ZeC dice que el cheque familia del ayuntamiento no beneficia a las personas más vulnerables

Esta medida amplía las diferencias en educación, según Broto

El cheque familia, la “medida estrella” anunciada por el ayuntamiento en el tercer aniversario de su mandato, destinada a las ayudas para acceder guarderías privadas, es para Zaragoza en Común un instrumento “que discrimina a las personas con menos recursos en la educación”. Así lo ha calificado este martes la concejal de la formación, Luisa Broto. Pueden acceder familias con una renta máxima de hasta 2.636 euros al mes y, según los datos de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social, debería estar en los 850.

Para Broto, estas medidas “subvencionan a familias” que “ya tienen menores en estas escuelas infantiles”, en lugar de “favorecer el acceso a la gente más vulnerable”. Repercuten, además, en un periodo educativo clave para el alumno de cara a “evitar la transmisión de la pobreza”, mejorar el rendimiento escolar y prevenir el absentismo. De los 1,3 millones de euros presupuestados para el cheque familia, hasta el 30 de junio, ha indicado que “tan solo” 18.000 se han invertido en estas ayudas.

“El equipo de gobierno está llevando a cabo una práctica que se da en otras ciudades del PP, que consiste en crear un circuito educativo para privilegiados y otro para las personas más desfavorecidas”, ha sentenciado. Una tendencia que, si bien no es “tan llamativa como en la comunidad de Madrid”, uno de los ejemplos que ha expuesto, lleva “el mismo camino” en la capital aragonesa. Tampoco ayudan, a su juicio, cuestiones como la “brecha digital” a la hora de solicitar estos servicios, que alejan a los grupos con menos recursos.

De fondo, continúan las críticas a las ayudas a la concertada y la privada, que fueron recurridas por “excluir al alumnado de la educación pública”. Para acceder a esta bonificación, ha dicho, una unidad familiar de cuatro miembros puede llegar hasta el baremo de los 1.997 euros de renta al mes. Sin embargo, para hacer lo mismo en la pública, la cifra baja “hasta los 1.318”, en lo que ha considerado unos criterios “más duros”.

Por estas cuestiones, Luisa Broto ha planteado al ayuntamiento de Zaragoza destinar parte de ese paquete de 1,3 millones a “facilitar” el acceso educativo a las familias que no entran en esas guarderías privadas, y así “promover la equidad”. En este sentido, ha pedido también que los baremos sean “más progresivos”. Eso sí, no se trata de excluir a las familias con mayor renta de las ayudas, sino que no sea “a costa de las que realmente las necesitan”, según ha matizado.

Print Friendly, PDF & Email