Desmantelan una plantación con 1.500 plantas de marihuana en Caspe

La nave contaba con una completa instalación de electricidad suministrándose del alumbrado público de manera ilícita

La Guardia Civil ha llevado a cabo un operativo que ha permitido desmantelar una plantación de cultivo indoor de marihuana con 1.500 plantas en el interior de una nave industrial en Caspe y detener a tres personas como presuntos autores de los delitos de cultivo y elaboración de droga, pertenencia a grupo criminal y defraudación de fluido eléctrico.

La investigación se inició tras tener conocimiento de la posible existencia de una nave en la que podría estar cultivándose marihuana en su interior y ubicada en Caspe. Durante el operativo se logró determinar la ubicación exacta del lugar, estableciéndose un amplio dispositivo compuesto por agentes del Equipo Roca, la Policía Judicial y de seguridad ciudadana de la Compañía de Caspe. Durante uno de los dispositivos llevado a cabo durante la tarde de este lunes, los sospechosos, al percatarse de la presencia de personas extrañas en las inmediaciones de la instalación, salieron al exterior llegando a enfrentarse a uno de los agentes, momento en el que fueron detenidos.

Posteriormente, la Guardia Civil realizó un registro en el interior de la nave localizando un total de 1.500 plantas de cannabis sátiva que contaban con todos los elementos necesarios para el cultivo de esta sustancia. Además, se comprobó cómo los tres detenidos residían de manera permanente en dicho lugar con la finalidad de poder estar al cuidado de la plantación las 24 horas del día, así como que guardaban medidas de seguridad para evitar ser interceptados, contando incluso con cámaras de vigilancia y un vehículo oculto en las proximidades que les permitiría salir del lugar ante una posible llegada de los agentes.

La nave contaba con una completa instalación de electricidad suministrándose del alumbrado público de manera ilícita. A los tres detenidos, todos varones, de edades comprendidas entre los 23 y los 33 años, dos de nacionalidad albanesa y uno marroquí, se les imputa como presuntos autores de los delitos de delito de pertenencia a grupo criminal, cultivo o elaboración de droga y defraudación de fluido eléctrico. Han quedado a disposición judicial en la mañana de hoy y el juez ha decretado su ingreso en prisión provisional. La investigación continúa abierta.

Print Friendly, PDF & Email