Zaragoza combate la brecha digital de los mayores con el proyecto de «Banca amigable»

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha presentado la iniciativa con las tres primeras entidades comprometidas con la mejora: Ibercaja, Caixabank y Laboral Kutxa

El Ayuntamiento de Zaragoza ha lanzado el proyecto “Banca y entidades financieras amigables con las personas mayores”, cuyo objetivo principal es combatir la brecha digital en el acceso a los servicios bancarios. Las tres primeras entidades financieras que se han adherido son Ibercaja, Caixabank y Laboral Kutxa.

La intención del Ayuntamiento es extender la iniciativa al mayor número posible de entidades. Para ello, la Concejalía de Mayores y su concejal delegada Paloma Espinosa se han comprometido a seguir manteniendo contactos para promover la adaptación de los servicios bancarios a las necesidades y capacidades de la población mayor, logrando una ciudad más cómoda y amable con este colectivo.

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha destacado que el objetivo es dar solución a una problemática creciente para la población mayor, derivada del proceso de digitalización de los servicios financieros. Distintos factores asociados a la edad, como el estado de salud, el nivel socioeducativo o la brecha digital, pueden situar a las personas mayores en una situación de vulnerabilidad en relación a estos servicios.

Azcón ha recordado que apenas un 40% de las personas entre 74 y 85 años utiliza Internet “por lo que hay que darles una alternativa y ayudarles a que sigan teniendo servicios financieros”.

Compromiso de las entidades financieras firmantes

Las entidades firmantes se comprometen a tomar una serie de medidas encaminadas a garantizar y mejorar la atención presencial, la seguridad, la accesibilidad física y sensorial, el apoyo y aprendizaje de los medios digitales, la formación de los empleados para la atención a las personas mayores y, en definitiva, la concienciación para evitar cualquier discriminación por razón de edad.

Por ejemplo, se establecerán horarios de atención personalizada, con prioridad de un mínimo de dos horas diarias en la franja de mayor afluencia, se señalizarán en la zona de espera asientos reservados para mayores, se facilitarán las gestiones y se adecuarán los programas y aplicaciones digitales. El Ayuntamiento, por su parte, colaborará en la formación de los empleados de la entidad y difundirá la iniciativa a través de la red de centros de convivencia y en la web municipal.

La participación es un elemento central en la definición de estas medidas, y también en su evaluación y mejora continua. Por ello, se van a crear equipos de personas mayores que se encargarán de visitar las sucursales para valorar el cumplimiento de los puntos de mejora acordados.

El proyecto se enmarca en el compromiso del Gobierno municipal por mejorar la calidad de vida de las personas mayores, su autonomía y participación en la sociedad. Unos valores que Zaragoza trabaja desde hace años como miembro activo de la Red de Ciudades Amigables con las Personas Mayores.

Uno de los proyectos que Zaragoza ha consolidado en este ámbito es el de la Red de Comercios Amigables, destinado al comercio de proximidad, que cuenta ya con 700 establecimientos adheridos. Sobre esta experiencia, se ha planificado el nuevo proyecto de banca amigable.

Print Friendly, PDF & Email