Usa un email de una asociación deportiva infantil para descargar casi 6.000 archivos pedófilos

El juicio ha tenido lugar en la Audiencia Provincial de Zaragoza

El expresidente de una asociación dedicada a actividades deportivas para niños usaba el email de esta agrupación para la descarga de casi 6.000 archivos de contenido pedófilo. Esta mañana se ha juzgado a este varón en la Audiencia Provincial de Zaragoza que además llegó a grabar con su móvil a niños desnudos en un vestuario. La Fiscalía pide para él nueve años de prisión por un delito de pornografía infantil y otro contra la intimidad.

El acusado usaba el programa «Emule» para la descarga de este tipo de archivos de los cuales, según han declarado agentes del grupo de Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional, compartió más de 150 entre otros usuarios. Los agentes han explicado que «Emule» es un programa que al descargar los archivos permites que otras personas también lo hagan. La alerta llegó desde la Policía de los EEUU que avisaron a los agentes españoles de que, desde una dirección española, concretamente Zaragoza, se había producido la descarga y posterior difusión de archivos de esta índole.

El relevo se pasó a los agentes especializados en delitos tecnológicos y descubrieron que se usaba un correo con el nombre de una asociación de Zaragoza dedicada a actividades deportivas infantojuveniles para la descarga de los archivos y que detrás de ello estaba su ex expresidente.

Cuando los agentes realizaron el registro domiciliario en la vivienda del acusado encontraron casi 6.000 fotos y vídeos de contenido pedófilo. Como si de una biblioteca se tratara, el varón tenía repartido el contenido en varias carpetas con nombres que, por ejemplo, indicaban la edad de los menores. Una cantidad de vídeos que los agentes han calificado de “considerable”. También se desveló que el acusado tenía un perfil en una página de contenido homosexual, “como un Facebook”, según ha declarado el policía, en el que también había fotografías de “menores o que parecían serlo”.

No solo esto, los agentes descubrieron varios vídeos grabados por él en vestuarios en los que se podía observar a menores desnudos. El acusado también había grabado varios videos caseros en los que, según han declarado los agentes, grababa a jóvenes en la calle, en el parque o en eventos deportivos.

El acusado ha declarado que disponía de estos vídeos “para uso particular y porque le gustaba” y ha añadido que «no todos ellos eran pornográficos». Ha afirmado que desactivó una casilla para compartir los archivos y que no tenía conocimientos avanzados de informática. Algo que la Policía ha dudado, “no creo que haya sido un error”. Sobre el vídeo a los menores en los vestuarios, ha declarado que “fue de pasada”. También ha explicado que “no ha generado ni ha tenido nunca ninguna relación con ellos”.

La Fiscalía pide para él siete años y medio por un delito de pornografía infantil y un año y medio por otro delito contra la intimidad. La defensa ha calificado de “error” el compartir los vídeos a través de «Emule» y ha pedido para su cliente la pena mínima, ya que ha asumido la posesión de todos estos vídeos.

Print Friendly, PDF & Email